Vídeo de la semana

Sales de Schüssler, la Sal de la Vida

¿Has oído hablar de ellas? Es un tipo de terapia alternativa, que es tanto preventiva (para mantener un buen estado de salud), como específica: se indica frente a ciertas enfermedades para aumentar el efecto tanto de los tratamientos  homeopáticos como alopáticos (medicina convencional).  Se trata de 12 compuestos de sales, que se suelen clasificar como medicamentos homeopáticos potenciados. Cada una de las sales tiene uno o más campos de acción que facilitan la curación de varios síntomas. A menudo son necesarias dos o más para la recuperación total de una dolencia. No presentan efectos secundarios, pero siempre es recomendable consultar con un profesional para su prescripción.
Su descubrimiento: el Dr. Schüssler, homeópata, (1821-1898) halló en sus investigaciones que existen 12 sales minerales de primera necesidad, imprescindibles para que el organismo funcione correctamente. Una deficiencia o una mala distribución de ellas lleva automáticamente a un desequilibrio bioquímico en nuestro cuerpo que facilita la aparición de  enfermedades.
¿A qué niveles actúan? Intervienen a dos escalas: a nivel físico, facilitando que cada una de las células aproveche los minerales administrados, a través de la sangre, y otra a nivel energético estimulando al propio organismo para mejorar  la absorción y su capacidad curativa.
Así, mejoran la transmisión de la información celular y  la eliminación de bloqueos; protegen los tejidos óseos y musculares, piel, uñas y cabello; favorecen la eliminación de tóxinas, el equilibrio de fluidos, de la recuperación ante inflamaciones e infecciones; relajan  la mente y el sistema nervioso; regulan el exceso de acidez; activan el sistema imunológico...
¿Cómo están disponibles en las farmacias? En tabletas (se disuleven en la boca al igual que los gránulos homeopáticos) y gotas. La sustancia con la que se mezclan las tabletas es la lactosa. Las potencias más usuales son la D6 y la D12, es decir, potencias relativamente bajas. En caso de intolerancia a la lactosa, se pueden adquirir en forma de gotas.
¿Cómo se toman? Debe seguirse la prescripción facultativa, pero lo habitual es tomar, en tratamientos preventivos, dos tabletas 2 o 3 veces al día. En tratamiento de choque ante una enfermedad puede aumentarse la dosis hasta cuatro tabletas 3 o 4 veces al día. En caso de escoger más de una sal, hay que tomar una distinta en cada una de las tomas diarias.
Para saber más, pincha aquí.

Continúa leyendo