Salsas. Cuidado con las Más Calóricas

No se trata de que las destierres de tu dieta, pero sí de que seas consciente de sus ingredientes y de que limites su consumo lo máximo posible si quieres bajar peso o, simplemente, cuidar tus índices de coleterol. Todas las encontrarás en formato light, un poco más ligeras. A la hora de tomarlas, elige esta opción.
-Mayonesa: la gran cantidad de aceite de oliva que se usa para su elaboración hace que sus calorías se disparen: hata 90 calorías ólo por cucharada. El huevo entero tampoco ayuda a que sea ligera. Aligérala con yogur.
-Salsa César: es una clásica de las ensaladas. Rica en aceite de oliva o de girasol, añade, además, yema de huev cocida, salsa Perrins y anchoas trituradas. Es deliciosa, pero toda una bomba calórica.
-Salsa Barbacoa: el probelam de esta salsa no son tanto sus grasas, que las lleva pero en poca proporción (una cucharada de aceite de oliva por cada 100 g), sino su riqueza en azúcares, sobre todo si compras las versiones industriales, embotelladas, que llevan azúcar moreno, miel...
-Salsa de Queso: la tradicional, a base de quesos grasos rallados, nata y mantequilla, no es recomendable para cuidar la figura ni el colesterol. Si te gusta mucho, prueba a hacerla tú con quesos light, leche desnatada y una cucharada solo de aceite de oliva.
-Salsa Romesco: es también uan clásica de nuestra cocina mediterránea y está riquísima, pero conviene dejarla para ocasiones especiales porque, además de aceite de oliva, incorpora miga de pan frito y almendras, otros dos productos muy calóricos.

Continúa leyendo