Salsas sí, pero ligeras

Podemos acompañar nuestras ensaladas de salsas, pero debemos elegir bien si no queremos añadir muchas calorías. ¡Te damos ideas!

Ha llegado la época en la que las ensaladas se convierten en protagonistas en la dieta, pero ¿hay que evitar acompañarlas de salsas? Depende de cuáles sean.

 

Cuando vemos cerca el verano y las temperaturas suben en los termómetros, nos preocupamos más por la línea y nos planteamos bajar un par de kilitos, misión en la que las ensaladas son de gran ayuda, además son fresquitas y perfectas para combatir el calor. Sin embargo, muchas veces cometemos un error: elegimos bien los ingredientes ligeros para nuestra ensalada, pero le añadimos un montón de calorías al echarle la salsa equivocada.

 

Las salsas más calóricas son la mayonesa, el ali oli, la salsa rosa, el pesto y las salsas procesadas que contienen queso, como la salsa César, entre otros, pero ojo también con el aceite: echar unas gotitas está bien, pero no te pases con la cantidad… en una cucharada de aceite de oliva hay unas 119 calorías, aproximadamente.

 

Las salsas caseras siempre son más saludables que las preparadas, ya que tú controlas qué ingredientes utilizas y en qué cantidades, además, no tienen aditivos, colorantes ni añadidos. Las salsas vinagretas, hechas a base de limón y las de yogur son algunas de las más saludables.

 

Te proponemos "5 salsas ligeras para ensaladas".

También te puede interesar:
Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

Continúa leyendo