¿Se debe tirar el líquido del yogur?

¿Hay que tirar el líquido de la superficie del yogur? ¿Y el de los garbanzos en conserva? Seguro que te lo has preguntado alguna vez...

¿El líquido de la superficie del yogur, para qué sirve? Seguro que alguna vez te ha dado 'cosilla' comértelo, y lo has tirado... ¡Error! ¿Y qué pasa con el de los garbanzos en conserva? Si hace burbujas al entrar en contacto con el agua, ¡no puede ser bueno! Puedes pensar... Y volverías a estar equivocada.

El del yogur, más proteínas

El 'liquidillo' que encontramos en la superficie de los yogures o los quesos frescos es "el suero proteico de la leche, la parte acuosa que se ha liberado y drena hacia arriba tras el tratamiento de fermentación", dice Paula Fernández Giménez, nutricionista de Nutrium, en La Rioja. No sólo no es perjudicial para la salud, sino que es rico en proteínas y minerales como el calcio. "Esto no lo convierte en un alimento mejor que el propio yogur. No se van a obtener grandes beneficios al ingerirlo, pero en absoluto es necesario tirarlo", explica la experta.

Conservantes naturales

¿Y qué pasa con las latas de conservas? Está claro que el agua o el aceite de las latas sirve para proteger, o como su propio nombre indica, conservar durante más tiempo el alimento que contienen. Sin embargo, en muchas ocasiones no sabemos muy bien qué hacer con ello. ¿Es perjudicial beberse el líquido de los espárragos o de los berberechos? En ningún caso. Como mucho, puedes estar ingiriendo una cantidad de sal más elevada, pero no mucho más que si te comes toda la lata de berberechos o de espárragos.

Además, "los líquidos que conservan alimentos de origen vegetal, pescados y mariscos, que están compuestos de agua, bien sean solo agua y sales (espárragos, guisantes, …) o agua y acidulantes (encurtidos y escabeches), son muy útiles para conservar el alimento que nos haya sobrado", dice Nuria Pardillo, nutricionista de Madrid. Porque hasta que no estás en ello, no sabes cuánto vas a consumir. Guárdalo preferiblemente en un envase de cristal e intenta cubrirlo por completo para que no se deseque ni se oxide, "evitando así cambios de sabor, textura, aroma y coloración", dice la experta. 

Y, ¿por qué sueltan esa espumita los garbanzos? Como explica Claudi Mans, catedrático emérito de Ingeniería Química en la Universidad de Barcelona, en el blog 'Comer o no comer', esas burbujitas pueden ser poco estéticas, pero en ningún caso son tóxicas; de hecho es el mismo agua que se ha utilizado para cocer esos garbanzos previamente. En muchos casos este agua contiene una parte de los nutrientes y vitaminas que han soltado las verduras o las legumbres al cocerse; y como decíamos antes, lo peor que puede contener es una cantidad de sal evitable si, en lugar de usar ese agua, se cambia por otra. Pero enjuagar los garbanzos en agua hasta que dejan de expulsar esa espumita es casi absurdo, pues sólo se trata de una sustancia (tensoactivos) que entra, digamos, en emulsión, al agitarse en contacto con el agua.

Continúa leyendo