¿Se puede comer sano en un fast food?

Dentro del fast food hay opciones más interesantes que otras desde el punto de vista nutricional, pero no es recomendable recurrir a ellas a diario.

La comida rápida no siempre tiene por qué ser igual de malsana. Un vicio son casi todas las opciones, para que nos vamos a engañar -todos tenemos días propensos a caer en su red-, pero es un cortafuegos inteligente desde el punto de vista de la salud tener en mente opciones de las que se puedan obtener algunos beneficios a nivel nutritivo. 

Hay muchos puestos callejeros de comida rápida que venden comidas completas. Solo hay que viajar un poco para darse cuenta de ello: ocurre mucho en países como Turquía, Marruecos, Francia, México o Tailandia, por citar algunos ejemplos. Y por supuesto pasa también en España, especialmente en los mercados gastronómicos.

Pero por alguna razón, el concepto de comida rápida para la mayoría de la gente excluye este tipo de alternativas ya que lo asocian con las cadenas de alimentación que todos tenemos en la cabeza. Pues bien, entre estas, también hay opciones mejores y otras peores. ¿Con qué etiqueta podemos referirnos a Subway?

Cómo elegir la opción más saludable

Subway, la famosa cadena especializada en bocadillos -o sandwiches, como llaman a este tipo de platos los anglosajones- mantiene su presencia en España, y son muchos los que no tienen claro si su oferta es saludable o no. 

Pues bien, podemos afirmar que dado el alto contenido en verduras que ofrecen para rellenar la base del bocadillo que escojas, al menos desde el punto de vista nutritivo, Subway sí ofrece algunas cosas buenas al organismo. Pero en el otro lado de la balanza hay también algún detalle no tan aconsejable: los panes industriales, de los que se consume más de la cantidad recomendada -ten en cuenta que faltan otras comidas a lo largo del día además- y las salsas, que suelen disparar el consumo calórico por encima de lo recomendable. 

Bien es cierto que estas dos variables se pueden limitar apostando por la versión pequeña del sandwich y limitando el consumo de dichas salsas. Además, rellenar el bocadillo con una buena base de verduras, controlar la cantidad de queso que se pone y elegir carne blanca como el pollo o el pavo son también tres formas de alimentarse mejor dentro de las opciones que Subway ofrece a sus clientes.

Por último, sería recomendable comer con agua y evitar las patatas fritas en las que casi todos caemos cuando entramos en uno de estos locales. Algunos ofrecen además ensaladas, una opción todavía más saludable, sobre todo si se aliñan con aceite de oliva virgen extra y no con salsas. 

Aplicando estos consejos, Subway es una alternativa interesante para esos días en los que la comida se tiene que parecer a una parada en boxes de las carreras de Fórmula 1. Pero si la pregunta es si es recomendable para comer cada día, la respuesta entonces es negativa. 

Continúa leyendo