Selenio: en qué afecta a tu organismo

Es un mineral fundamental para la salud del organismo por su importancia en la prevención del daño celular.

iStock
iStock

El selenio, término que a muchos les sonará familiar porque es uno de los elementos químicos de la tabla periódica que tanto tuvimos que repetir de jóvenes, es un componente necesario en pequeñas dosis para la salud del organismo

Este mineral forma parte de numerosos procesos que tienen lugar en nuestro cuerpo. Poca gente sabe que el selenio es uno de ellos junto al yodo, el hierro o el magnesio, mucho más conocidos. Pero gracias a su poder antioxidante, el selenio está involucrado en distintos procesos químicos. 

Es protagonista en la reproducción, en la función de la glándula tiroidea, en la producción del ADN, en el refuerzo del sistema inmune la protección al daño causado por los radicales libres y la degeneración celular. Debido a este peso en la salud del organismo, el selenio se utiliza como componente en distintos tratamientos antiedad e incluso se ofrece como complemento alimentario. 

Sin embargo, no es necesario obtener selenio de esta manera. La evidencia científica no respalda que tomar complementos tenga una función efectiva, como tampoco es suficiente como para afirmar con rotundidad que reduce las posibilidades de padecer determinados tipos de cáncer y dolencias coronarias, tal y como algunos estudios sugieren en sus conclusiones. 

Alimentos ricos en selenio

Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que el selenio es un oligoelemento esencial que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades -55 microgramos diarios- porque produce enzimas antioxidantes, unas proteínas especiales que participan en la prevención del daño celular. Al estar presente en distintos alimentos, con una dieta equilibrada está garantizada la ingesta de selenio que el cuerpo necesita. 

Estudios fiables de alimentación como el titulado Ingestas dietéticas y fuentes de zinc, selenio y vitaminas A, E y C en población española: resultados del estudio científico ANIBES, publicado en la revista científica Nutrients, concluyen que únicamente el 25% de la población total reportó ingesta de selenio por debajo de la cifra recomendada por los organismos de salud europeos y españoles. 

Dentro de los alimentos saludables que contienen selenio, las nueces son uno de los que más cantidad de este mineral contienen, sobre todo las de Brasil, ya que 100 gramos contienen 1.917 microgramos de selenio, muchísimo más de la dosis diaria recomendada. La carne de cerdo, sobre todo los riñones, el cordero, la ternera y el pavo también tienen cantidades notables de selenio, aunque la recomendación es limitar la ingesta de carnes rojas, de ahí que la del pavo sea la más completa teniendo no solo en cuenta al selenio. 

Las semillas de mostaza y girasol, el ajo, los huevos, el pan, o pescados como el atún, el salmón y el bacalao tienen a este mineral entre sus componentes, como también mariscos como las ostras o cereales como el arroz y el trigo integral, de ahí que sea tan sencillo cumplir con las recomendaciones sanitarias en cuanto al consumo diario de selenio sin recurrir a complementos. 

Continúa leyendo