Sencillos hábitos para sentirte mejor en el día a día

Alimentación, ejercicio y descanso como pilares del bienestar.

La mayoría de la gente vive inmersa en el estrés, ya sea por el trabajo, los niños, las facturas, etc. Todo este nerviosismo acumulado puede hacer que nuestra salud se resienta, y provocar que nos sintamos cansados y deprimidos la mayor parte del año.
Sin embargo, unos sencillos hábitos pueden contribuir a que te sientas mejor en tu día a día y afrontes la jornada con más energía. Uno de los factores fundamentales es el sueño. Dormir 8 horas es necesario para poder enfrentarse a una jornada llena de obligaciones y responsabilidades. La acumulación constante de sueño provocará falta de concentración y agotamiento crónico.
Para conciliar el sueño correctamente es importante que nos dediquemos un tiempo a nosotros mismos, para relajarnos y realizar una actividad que nos induzca a la calma, como la meditación o la lectura.

La mala alimentación también está detrás de muchos de los problemas que sufrimos hoy en día. Comer despacio, tomar alimentos frescos, con predominancia de frutas y verduras, evitar atracones y snacks muy calóricos, pero poco nutritivos, es fundamental.
Junto con la correcta alimentación hemos de cuidar también la hidratación del cuerpo. Es recomendable ingerir unos dos litros de líquidos no alcohólicos al día, preferentemente agua, y realizar actividad física. La natación es uno de los deportes más recomendados, ya que activa todos los músculos y mejora los problemas de espalda.
Finalmente, en el trabajo hemos de cuidar nuestros hábitos posturales. Mantener la espalda recta, separarnos de la pantalla del ordenador al menos 50 centímetros y hacer pausas de 5 minutos cada hora para descansar la vista, evitarán que acabemos con dolores de cabeza y cuello.

Continúa leyendo