¿Será diabetes?

Estás cansada todo el rato, irritada... Podría ser estrés, pero empiezan las náuseas, alguna vez ves borroso... Descartado el golpe de calor, ten cuidado: ¡podría ser diabetes!

La Diabetes Mellitus es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por elevados niveles de azúcar en sangre.

 

Esto se produce por un fallo en la secreción de insulina (la hormona que metaboliza el azúcar en la sangre) o en su acción. Hay dos tipos, y la más frecuente (la que se desarrolla en la vida adulta) es la tipo 2.

 

¿La tienes?

Comprueba si estás sufriendo los primeros síntomas de la diabetes. Si contestas afirmativamente a 3 de estas preguntas, ¡acude al médico!

 

- ¿Tienes ganas de orinar constantemente?  

- Últimamente, ¿te sientes fatigada e irritada todo el rato? 

- ¿Tienes una sed fuera de lo habitual?  

- ¿Has perdido peso, aunque estás más hambrienta?

- ¿Sientes entumecimiento u hormigueo en los pies? 

- ¿Te salen más llagas, heridas o moratones y tardan en curarse?   

- ¿Estás sufriendo más infecciones de piel u orina?

- ¿Te duelen las encías, están enrojecidas e hinchadas?  

- ¿Ves borroso o te cuesta enfocar la vista? 

Si no la tienes... ¿cómo prevenirla?

 

- La diabetes tipo 1 no se puede prevenir, pero la 2, sí (aunque los genes también jueguen su parte).

 

- El 80% de los diabéticos son obesos; mantener un peso saludable te aleja de ella, y el deporte también: según la Federación Internacional de Diabetes, 30 minutos de ejercicio diario reducen un 40% los riesgos de sufrirla.

 

- Además, procura seguir una dieta mediterránea (come entre 3 y 5 piezas de fruta y hortalizas al día), y aléjate de grasas saturadas y azúcares refinados. ¡Y deja de fumar! El tabaco aumenta la resistencia a la insulina.

 

- Si tienes más de 45 años, has padecido diabetes gestacional o tienes antecedentes en tu familia, presta aún más atención.

 

Y si ya la tienes...

 

- Controla el estrés. La adrenalina desequilibra los niveles de glucosa.

 

- ¡Duerme bien! Tener un sueño reparador ayuda al pán­creas a regular los niveles de insulina en la sangre.

 

- Aprende a contar los carbohidratos. No son sólo los azúcares, el almidón y la fibra también elevan la glucosa en mayor o menor medida: debes limitarlos.

 

Según la Asociación Americana para la Diabetes, se puede empezar tomando 45-60 g en cada comida, aunque depende del estilo de vida de cada uno. La Fundación para la Diabetes (fundaciondiabetes.org) tiene en su sección ‘Saber comer’, tablas y dietas recomendadas.

CONTINÚA LEYENDO