Si te duele la espalda, puede ser emocional

Dejando al margen golpes, accidentes o patologías concretas, muchas veces las emociones (estrés, conflictos) están detrás de estos dolores.

Dejando al margen golpes, accidentes y patologías congénitas o de carácter grave, muchas veces las emociones (estrés, conflictos) están detrás de estos dolores.

 

Un 90 % de la población, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), padece o padecerá algún tipo de dolor de espalda en su vida. Asimismo, es la patología que produce más bajas laborales. Y esta dolencia tan extendida tiene a veces un detonante emocional.

 

En efecto, si descontamos el dolor de origen traumático (golpes), los accidentes, el causado por problemas congénitos o el asociado a patologías graves, en el resto de los casos es posible determinar la participación de las emociones en el origen y la continuidad del dolor.

Posibles causas del dolor

 

Así, por ejemplo, la actual situación de crisis ha llenado las consultas de los especialistas de personas con contracturas. La zona habitual son los trapecios y los hombros, ya que la zona superior de la espalda es donde se manifiestan las tensiones relacionadas con la ansiedad y el estrés.

 

En cambio, las molestias en los dorsales suelen estar asociadas a la parte más afectiva: todo lo que tiene que ver con la familia, la pareja, los hijos… Y las contracturas lumbares, por su parte, pueden reflejar, según diversos expertos, conflictos profundos vinculados a miedos y complejos o a la sexualidad.

 

Todo ello tiene que ver con hábitos posturales derivados de estas situaciones emocionales y que adoptamos inconscientemente. Hay posturas que reflejan una actitud agresiva, otras que denotan angustia o decaimiento, etc. Una persona depresiva no se sienta ni se mueve igual que alguien seguro de sí mismo.

 

Y no sólo la espalda: también el dolor de cabeza a menudo se debe a problemas psicológicos no resueltos. Es lo que se define como jaqueca “de fin de semana”. Al llegar el fin de semana y relajarse, el organismo de las personas que la padecen descarga dichas tensiones a través del dolor de cabeza.

 

Para saber más sobre el tema: El dolor de espalda y las emociones, del osteópata y fisioterapeuta David Ponce (Plataforma, 2013).

CONTINÚA LEYENDO