SIBO: lo que deberías saber sobre este problema digestivo

¿Has oído hablar alguna vez de este síndrome digestivo? Esto es todo lo que deberías saber sobre esta afección más común de lo que crees.

El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés), es un problema digestivo que se produce cuando hay un aumento o crecimiento anormal de toda la población bacteriana en el intestino delgado, en particular de los tipos de bacterias que no se encuentran comúnmente en esa parte del tubo digestivo y que deberían estar en el intestino grueso.

Quienes lo padecen pueden sufrir con frecuencia hinchazón, exceso de gases, cambios abruptos en los patrones intestinales, pérdida de peso y malestar digestivo general después de comer. Debido a que la afección a menudo se confunde con el síndrome del intestino irritable o SII, las personas pueden sufrir SIBO durante meses o incluso años, antes de que la afección se diagnostique y trate de forma adecuada.

De hecho, existen muchos mitos y creencias erróneas sobre este problema digestivo… que hoy nos hemos propuesto resolver. ¡Toma nota de estos datos que deberías conocer sobre esta afección más común de lo que crees!

El SIBO no es una infección y generalmente se asocia con una afección subyacente: Existe la idea errónea de que el  SIBO es una infección bacteriana intestinal, algo que se puede contraer de una manera similar a una intoxicación alimentaria o contraer como resultado de tener demasiadas " bacterias malas" en su tracto digestivo. ¡Pero no es así! El SIBO generalmente se desarrolla como resultado de una alteración de la motilidad del intestino delgado, por anormalidades anatómicas en el tracto digestivo, por otras enfermedades o por la toma de fármacos tras una operación o tratamiento...

sibo
Pexels

El SIBO se puede curar por completo: Un mito particularmente preocupante sobre esta dolencia es que siempre regresa, incluso cuando se trata con antibióticos. En realidad, el SIBO sí se cura de forma rutinaria y, a menudo, permanece alejado durante períodos prolongados de tiempo, si no para siempre, con la toma de los medicamentos correctos.

No se ha demostrado que la dieta cause o cure el SIBO: Los pacientes que son reacios a la medicación a menudo buscan tratamientos naturales para tratar el SIBO, generalmente a través de la dieta, pensando que restringiendo su alimentación  “matarán de hambre" a las bacterias y se curarán. Hasta la fecha, no hay evidencias de que la alimentación influya en la enfermedad. El papel de la dieta para el SIBO es únicamente ayudar a controlar sus síntomas hasta que pueda recibir tratamiento.

Los probióticos para SIBO pueden ser parte del problema, no parte de la solución: No existe evidencias acerca de si los probióticos para tratar el SIBO son útiles. De hecho, es probable que estos suplementos en realidad estén aumentando la cantidad de bacterias presentes en el intestino de una persona con esta dolencia.

Los “antibióticos a base de hierbas” no son una cura para el SIBO: Internet ha difundido la idea de los llamados "antibióticos a base de hierbas" (a veces denominados bajo el Protocolo Johns Hopkin) como tratamiento efectivo contra el SIBO. ¡Pero tampoco hay evidencias ni estudios suficientes que respalden su eficacia!

Continúa leyendo