Síntomas que no Puedes Pasar por Alto.

La misma molestia puede significar diferentes enfermedades. Si te encuentras mal, escucha tu cuerpo y consulta este ‘vademécum’.

Un simple dolor de cabeza puede deberse al estrés, a un fallo hormonal o a un derrame cerebral. Por eso es tan importante no alarmarse ante las molestias leves ni dejarlas pasar. “Las personas que deben estar especialmente alerta y han de acudir a su médico en cuanto noten un síntoma raro son aquellas que ya tienen enfermedades, porque pueden estar sufriendo una reagudización”, señala el doctor Juan Armengol, presidente de SEMES (Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias). Aunque estés sana como una manzana, si notas algunos de estos síntomas, acude a tu médico y cuéntaselo:

1. Te duele el estómago. 
Según la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, en estos casos “se suele pensar en una úlcera o en una celiaquía (intolerancia al gluten)”; la segunda irá acompañada de estreñimiento, sobre todo en las mujeres, y de gases. Pero, ojo, “un ataque típico de apendicitis empieza con molestias en la boca del estómago, que pueden ir acompañadas de náuseas o vómitos, y luego el dolor se localiza más abajo, a la derecha del abdomen”, señala el doctor Armengol.

2. Estás siempre resfriada.
Un adulto sano es normal que se resfríe hasta cuatro veces al año (un niño puede doblar ese número). Pero si tu ‘récord’ es superior, conviene que te vea un médico, para comprobar si tienes las defensas bajas o alguna enfermedad respiratoria más grave. ¿Lo primero que puedes hacer ante un nuevo resfriado? Dejar de fumar y tomar el sol –los rayos UV tienen efecto esterilizador, lo que viene bien para acabar con la infección viral que provoca el resfriado–.

3. Se te olvidan las cosas.
El cortisol, la hormona que segregamos cuando tenemos estrés, hace que borremos de nuestra mente datos, fechas, el nombre de nuestros interlocutores... ¿Te pasa a menudo? Pues coméntalo con tu médico para intentar determinar si el origen es el estrés. Y, ojo, porque uno de los primeros síntomas de una depresión –sobre todo en los hombres– es que se olviden las cosas. Y hay que prestar aún más atención cuando los lapsus son de cuestiones muy cotidianas (cómo encender un aparato, el significado de alguna palabra, cómo funciona la lavadora...), puedes estar ante una enfermedad neurodegenerativa. Si piensas que estás olvidando demasiadas cosas, lleva un “diario de olvidos” en el que registres lo que se te pasa y en qué días, así darás más argumentos a tu doctor.

4. Toses sangre.
Si este fluido no viene de la garganta o de la boca, sino que aparece en las toses o mezclado con la mucosidad, hay que consultar inmediatamente con un médico, aunque no tengas otros síntomas: “Más del 90% de los casos de tos con sangre tienen su origen en algún problema de pulmón”, señala la Sociedad Aragonesa del Aparato Respiratorio. “La hemoptisis –toser sangre o moco con sangre– debe tratarse como un síntoma grave, y quien lo tenga ha de acudir a su médico de cabecera –si el sangrado es poco y envuelto en mucosidad– o a urgencias si la cantidad es importante”, señala esta sociedad científica.

5. No tienes apetito.
Las intolerancias alimentarias comienzan así, pero también las gastritis o las hepatitis. Si no tienes ninguna preocupación grave que te haga olvidarte de la comida, consúltalo con el médico, por algo será. Y no te obsesiones con forzarte a comer, cuando averigües la causa el apetito volverá por sí solo. Mientras, procura  que los alimentos que ingieras sean sanos para nutrirte lo máximo posible.

6. Te duele la cabeza.
Lo primero es descartar que no tengas las gafas mal graduadas o principio de vista cansada (comprueba si esos dolores coinciden con puntos altos de mucho trabajo o con un uso abusivo del ordenador o la tableta, o bien cuando lees mucho). Ten en cuenta que la sinusitis, algunas alergias, el síndrome premenstrual y las gripes y resfriados también originan estos dolores. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), las mujeres en edad fértil con cefaleas deberían llevar un diario de cuándo aparecen estos dolores por si tienen un origen hormonal. La cabeza también duele al hacer grandes esfuerzos físicos –sobre todo, a los hombres jóvenes–; en cualquier caso, “sufrir más de tres dolores de cabeza al mes es algo que hay que comentar con el médico de cabecera; y si la intensidad es muy grande, acudir a urgencias”.

7. Se te ha disparado el colesterol.
Tenerlo por encima de los 200 mg/dL es un riesgo para la salud. Pero hay que valorar que la cantidad de grasa en sangre que tenemos las mujeres se puede disparar de forma no alarmante en el embarazo y cuando se tiene ovario poliquístico. Si no es este tu caso y tus análisis marcan por encima de los 200 mg evita el alcohol durante tres meses, haz 20 minutos más de ejercicio a diario y repite las pruebas. Si entonces no ha bajado, deberías someterte a más estudios.

8. Una tos que no se va.
Los neumólogos consideran que una tos es persistente cuando dura más de tres semanas. Si no tienes alergia o asma y no eres fumador, has de hacerte estudiar el motivo de este síntoma, pues en la mayoría de los casos hay una causa respiratoria detrás. Mientras llegan los análisis y exámenes, intenta beber la mayor cantidad posible de líquidos al día y huye de los ambientes muy contaminados.

9. Has engordado sin razón.
A partir de los 45 años suele deberse a la ralentización del metabolismo –nuestro cuerpo quema menos calorías cada vez. Modera la dieta y practica 15 minutos más de ejercicio cada día. Si ves que incluso así sigues engordando, hazte analizar la glándula tiroides: es una de las responsables de mantener el peso corporal, y cualquier fallo en su funcionamiento se va a reflejar en la báscula.

10. Tienes calambres o espasmos musculares.
Ocurre cuando hay un déficit de magnesio en la alimentación, ante un sobreesfuerzo o en el embarazo. Lo más efectivo es aumentar la ingesta de alimentos ricos en este mineral (cereales, frutos secos, arroz integral), y consultar con el doctor si su intensidad es grande, los tienes a menudo o persisten durante más de 15 días.

11. Te caes mucho.
Si, además, tienes vértigos o problemas de audición, acude al otorrino, el oído es el responsable de nuestro equilibrio y si algo falla en él podemos perder la capacidad para nivelarnos. Estate atenta, porque “pueden ser los primeros síntomas de una enfermedad neurológica”, señala la Asociación Internacional de Alzheimer. En cualquier caso, no está de más hacerte una revisión y renovación de zapatos, piensa que la morfología del pie cambia a lo largo de la vida, y esas botas que te resultaban comodísimas con 30 años tal vez te desestabilicen a los 40.

12. Siempre tienes ganas de orinar.
Es importante ir al médico, ya que puedes tener una infección o una enfermedad de transmisión sexual. El especialista también valorará si se trata de diabetes (cuando además orinas mucha cantidad). En cualquier caso, no dejes de hidratarte: si se trata de una infección, cuanta más agua tomes más ayudarás a tu organismo.

¿CUÁNDO ACUDIR A URGENCIAS?
El Dr. Juan Armengol,nos dice que: “Si eres de mediana edad, fumas, tienes diabetes, el colesterol alto o hipertensión y notas un dolor muy fuerte en el pecho, como si te apretaran, consulta inmediatamente: puede ser una angina de pecho o un infarto. También las chicas que toman anticonceptivos y empiezan a notar que les falta el aire, porque pueden tener trombos en las arterias pulmonares, y eso es algo muy grave. Otro cuadro habitual es el de una persona mayor que toma anticoagulantes y la familia la empieza a notar rara y recuerda que hace 1 o 2 días se cayó casualmente y se dio un golpe en la cabeza: puede tener algún tipo de sangrado en la cabeza. En el caso de los niños pequeños, hay que llevarlos a urgencias si tienen fiebre alta, los ves raros, con un poco de sueño y manchitas en la piel: habría que descartar una meningitis”.

Por: Toni A. Neila.

Continúa leyendo