Suelo Pélvico. ¡Que no Decaiga!

Fortalecer el suelo pélvico mejora las relaciones sexuales y evita problemas futuros. Con la operación biquini a la vuelta de la esquina, muchas mujeres se apuntan al gimnasio para recuperarse de las comidas copiosas de los meses de invierno. Pero es recomendable prestar atención a nuestro suelo pélvico, ya que algunos ejercicios pueden ser muy perjudiciales para esta parte del cuerpo. ¿Sabías que algunos deportes y dietas pueden dañar esa zona tan delicada de tu anatomía? Toma nota y empieza a protegerte.

Deportes y dietas a examen.
Carolina Walker, fisioterapeuta, dice que es importante evitar “los ejercicios con saltos o de impacto, como la cinta de correr o el aerobic, ya que van a ser perjudiciales para esta zona, y en cambio otros, como la bicicleta estática, están más diseñados para la mujer”.
-Algunos deportes como el atletismo, el tenis o determinada gimnasia comprometen la funcionalidad del suelo pélvico. Hoy en día ya existe una alta incidencia de incontinencia urinaria en mujeres muy jóvenes que practican este tipo de deportes, debido al impacto negativo de su práctica sobre la pelvis. Los clásicos abdominales producen un aumento de la presión en el abdomen y ésta se dirige hacia el suelo pélvico, debilitándolo. De una forma continuada, llegan a causar serios problemas e incluso pérdidas de orina y prolapsos. En www.centradaenti.es puedes consultar vídeos prácticos sobre cómo realizar correctamente abdominales sin lesionar tu cuerpo.
-Con respecto a la alimentación, dietas tan de moda como la Dukan y la Atkins, ricas en proteínas y escasas en fibra, pueden provocar estreñimiento crónico, uno de los factores que dañan el suelo pélvico debido al aumento repetido de la presión sobre el abdomen y al debilitamiento de las paredes del intestino. Por eso es necesario seguir una dieta sana y rica en fibra, para tener un ritmo intestinal adecuado y de esta manera proteger la zona pélvica.

¿Embarazada? aprende a Muscular.
Ainara Erraiz, especialista en uroginecología y fisioterapeuta, resalta la importancia de realizar ejercicio durante el embarazo (para fortalecer los músculos más implicados en el parto), siempre controlado por fisioterapeutas especializados, así como de seguir pautas para el momento del parto, la recuperación posparto, etc. “Puedes ir a un taller, tomar buena nota y practicar en casa”. 70 €, la sesión individual; 40 €, en grupos de 3-5 personas.

Continúa leyendo