¿Sufres Gaslighting?

Te contamos qué es y cómo tu pareja puede estar manipulándote sin que lo sepas

La manipulación psicológica de algunas personas hacia sus parejas es algo mucho más común de lo que pensamos. Cuando alguien trata de anular nuestra opinión, le da la vuelta a la tortilla y acaba haciendo que nuestra teoría parezca finalmente una locura porque sólo y sólo la suya tiene sentido; cuando esa persona nos hace cuestionarnos hasta nuestra propia existencia y cordura, es probable que estemos siendo víctimas de gaslighting.

Este término, acuñado a raíz de la película gaslight en la que Ingrid Bergman es la protagonista, hace referencia a esta forma de manipulación sutil de la que la víctima, por norma general no es consciente. Es probable que en alguna ocasión tú también hayas puesto en práctica la luz de gas con alguien o directamente hayas sufrido abuso emocional por parte de alguien.

Son actitudes premeditadas que forman parte del día a día por parte de personas inseguras, narcisistas o sociópatas, que tratan de sentirse superiores haciendo ‘pequeñita’ a su pareja/amigo/familiar.

¿Pero cómo saber si estamos siendo víctimas de gaslighting?

Si tu pareja siempre tiene la razón y hace que en cualquier discusión seas tú la que sí o sí acaba pidiendo disculpas, es bastante probable que esté abusando emocionalmente de ti. Bien por no discutir o bien porque sus argumentos hacen que los tuyos se vean ridículos, siempre acabas cediendo. Sin darte cuenta o haciéndolo, estás dejando que tu pareja te manipule.

Lo mismo ocurre cuando tratas de tomar alguna decisión. Salir con tus amigos a tomar algo, cenar en casa de tus padres mañana por la noche o hacer un viaje. Sus inseguridades no le permiten que tu lleves las riendas de la relación, porque, en cualquier momento, podría írsele de las manos la situación.

La confusión será su gran aliada. Tratará de hacerte ver que tal cosa no ha ocurrido o que si lo ha hecho, no ha sido de la forma en la que crees. Hará que cuestiones todos tus actos, tus sentimientos, tus palabras… Y tratará de cambiar tu personalidad lentamente sin que te des cuenta, anulándote como persona, creándote múltiples inseguridades, falta de autoestima y haciendo que te conviertas en un simplemente accesorio en su vida.

Salir de una relación así no es fácil, sin embargo, si notas que tu pareja se está aprovechando de ti de esta forma lo mejor que puedes hacer es cortar por lo sano. Seguramente desde hace algún tiempo no seas feliz, ya que sólo vives para complacerle a él y te sientes como una estúpida cada vez que abres la boca. Recuperarte no va a ser nada fácil, sin embargo, rodeándote de tus familiares y las personas adecuadas podrás salir del agujero en el que te han metido.

Continúa leyendo