Tallarines vegetales, la alternativa más saludable y nutritiva a la pasta tradicional

Es una forma muy original y diferente de comer verdura y al ser tan sencillo de preparar son un recurso ideal para incluirlos en tu menú casero.

El crecimiento imparable de la cocina saludable o healthy, anglicismo con el que se conoce de forma amplia a un tipo concreto de alimentación que prioriza por encima de todo la salud (sin renunciar al sabor) ha permitido acercar a muchas personas alternativas culinarias muy interesantes, como es el caso de los tallarines vegetales como sustituto de la pasta tradicional

El de las verduras es el grupo de alimentos junto a las frutas más importante a nivel nutricional. También lo son las legumbres, los cereales integrales (no los azucarados del desayuno) y los frutos secos, entre otros, pero en la cúspide de la pirámide verduras y frutas son inamovibles de la posición de privilegio. Es lo que más debemos comer si queremos cuidar nuestra dieta. 

El problema es que no siempre es fácil cogerle el gusto a las verduras. Guisos, salteados, cremas, verduras horneadas para acompañamiento, tortillas o lasañas vegetales son algunas de las opciones que más gustan para incluir las verduras en la dieta familiar, pero no está de más conocer más alternativas para poder variar si cabe un poquito más el menú casero. Y es aquí donde entran en juego los tallarines vegetales, una opción magnífica, en lo nutricional y en lo gastronómico, para aprovechar todos los beneficios de las verduras. 

Ideas para prepararlos

Para prepararlos, solo necesitarás un espirulizador de verduras (o una mandolina) porque te facilitará mucho la vida a la hora de dar forma de tallarines a la verdura que escojas. Eso y conocer el sabor de cada verdura para saber cómo combinarla de la forma más rica. Con estas ideas que compartimos contigo lo tendrás más fácil:

  • Calabacín y pepinos: estas dos verduras son ideales para hacer tallerines con ellos. Los de calabacín son los más conocidos; con ellos puedes preparar platos muy similares a los de pasta si los consumes una vez cocinados durante uno o dos minutos que es lo que necesitan, pero también los puedes utilizar como base de ensalada. Los de pepino funcionan sobre todo como acompañamiento de platos fríos. Los frutos secos machacados, los cítricos como el limón, las hierbas, frutas como el tomate o la manzana y también carnes blanca como el pollo van muy bien con ambas verduras en tallarines. También las setas.
  • Berenjenas: además de que puedes hacer tallarines con ellas si bien no son tan firmes como los calabacines por lo que te lo pondrán más difícil, piensa en esta verdura como la alternativa perfecta para tus lasañas. De hecho, se utiliza así desde hace muchísimos años en la cocina mediterráneo. Como ejemplo, la musaka griega y la parmigiana de berenjenas italiana, dos recetas espectaculares.
  • Zanahoria: aprovecha la versatilidad de la zanahoria para prepararlas en tallarines y acompañarlas con frutos secos, semillas, otras verduras crudas como el pepino y hierbas. El aguacate, el huevo poché o el pollo también son muy buenos acompañamientos para ella.
  • Remolacha: asadas o cocinadas al vapor y luego hechas tallarines con la ayuda de alguna herramienta de cocina con la que te apañes bien -por ejemplo, una mandolina-, puedes preparar un plato espectacular con una de las verduras favoritas de los mejores cocineros del mundo, que se atreven a darle el protagonismo principal de sus platos. Aprovecha su sabor particular y su color precioso para utilizarla como alternativa a la pasta. No necesita demasiado: un queso de calidad como la mozzarella de búfala o el parmesano si te gustan más potentes y hierbas al gusto además de un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  • Calabaza y batatas: estamos hablando de hortalizas, por lo que son productos con el mismo nivel nutricional que las verduras, pero también son una alternativa genial para hacer tallarines alternativos a la pasta. En este caso, deberás cocerlos antes de hacer los tallarines para que se ablanden y puedas darles forma con facilidad. Las salsas de queso les van de maravilla.
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo