¿Te aburre beber agua? Hay maneras de ‘engañar’ a tu mente

Aunque es uno de los hábitos más beneficiosos para nuestro organismo, cada vez nos cuesta más mantener el hábito de beber agua, ¿cómo podemos luchar contra la pereza que nos da?


Es imposible no comenzar un artículo sobre el hábito de beber agua sin recabar en la idea, tan conocida por todos, de que el porcentaje de agua en nuestro cuerpo supera el 60 %. Una vez recordado una realidad de tanto peso es importante incidir en los motivos por los cuales es tan bueno beberla. El mantenimiento de nuestras células, la liberación de toxinas y la hidratación son los principales motivos de peso para intentar beber al menos un litro y medio de agua al día a pesar de que, en muchas ocasiones, no sentimos la sed necesaria.
Existen varios ‘atajos’ psicológicos para, de alguna manera, engañar a nuestra mente cuando no tiene la necesidad de beber el agua recomendada. Citamos algunos de ellos que podrían ayudarte.

Tener cerca el agua: Aunque parezca algo obvio muchas veces no bebemos agua porque no la vemos cerca de nosotros. En muchas ocasiones se come y se bebe por la vista, o lo que es lo mismo, no verla nos hace olvidarla.
Ayuda a necesitarla con tu alimentación: Si te gusta el picante, es un buen pretexto para añadirlo un poco más en tu dieta para que sea tu propio organismo el que te lo pida. Obviamente esta premisa no es válida en exceso ya que el picante no se tolera igual por todos.
Ayúdate con una app: Como era de esperar el consumo de agua tiene sus propias aplicaciones para tu Smart Phone como sucede cuando se trata de hacer deporte. Aplicaciones para Android y IPhone como Water your body o Hydro son algunas de las más efectivas para llevar un control exhaustivo del agua que consumes.
Motívate con el recipiente: Tener una bonita botella de agua como accesorio (por ejemplo para ir al gimnasio) nos motiva para incluso en los momentos de mayor esfuerzo físico seguir con la hidratación de nuestro cuerpo.
Agua para masticar: Además de poner sabor a tu botella de agua (con zumos de frutas), el preciado líquido también se puede consumir comiéndose con frutas como el pepino, la sandía o el melón y comienzo especias como el apio o disfrutando de una rica sopa (también las hay de frutas para el verano)

 

Continúa leyendo