¿Te Apuntas a la Marcha Nórdica?

Se trata de una forma de practicar la caminata ayudándose de unos bastones especiales. El primer tipo de Nordic Walking se remonta a la década de los treinta del siglo XX, cuando en Finlandia el euipo local de esquí nórdico comenzó a entrenarse también durante el verano, caminando con los bastones de esquí.
¿En qué te benificia? A diferencia de la marcha normal, la marcha nórdica activa un mayor númeor de grupos muculares, incluyendo los de la parte superior. Mejora la capacidad cardiovascular y de oxigenación, aumenta el consumo de calorías con un menor esfuerzo, favorece la coordinación y el equilibrioy reduce la presión sobre las articulaciones de las piernas, algo que beneficia a las personas que padecen artrosis o tendinosis.
¿Qué necesitas para practicarla? Lo más característico son los bastonesde apoyo, que son muy similares a los del esquí de fondo, alvo porque son ligeramente flexibles y acaban en unas conteras de goma que facilitan la marcha sobre terreno duro y accidentado. ¿Cuánto deben medir? Su altura se calcula multiplicando 0,68 por la altura de la persona en centímetros. Además de los bastones, necesitas ropa cómoda y cazado deportivo. En verano, una gorra, gafas de sol y suficiente agua para hidratarse. También puedes llevar un pulsómetro, para controlar tu rimo cardiaco durante la marcha y después de ella.
Más información en:
Urban Walking
Nordic Walking Madrid
Escuela Murciana de Marcha Nórdica

Continúa leyendo