¿Te Apúntas al Biobotiquín?

Más allá de la valeriana para los nervios, la naturaleza nos provee de remedios eficaces casi para todo. Algunas plantas son muy conocidas, otras menos... ¡Toma nota de las que te sacarán de más de un trance!
LAS TRADICIONALES (se siguen redescubriendo día a día).
En España. una de cada tres personas consume plantas para prevenir o tratar diferentes problemas de salud, según el Centro de Investigación sobre Fitoterapia. Quizá no sean un ‘producto milagro’, pero sí excelentes aliadas de los buenos hábitos de vida (vamos, que no tienen sólo un efecto placebo). Aunque las conozcamos de toda la vida, su uso siempre debe determinarlo un médico.
-COLA DE CABALLO (Equisetum arvense L.).
Eliminar líquidos, uñas frágiles, caída del cabello.
“Rica en sílice y vitamina C, que la convierten en un gran remineralizante, se usa en medicina desde el siglo XVI”, explican en el herbolario De Petras (Madrid, telf.: 915 47 82 85). Favorece la síntesis del colágeno en huesos y cartílagos (enfermedades articulares o reumáticas, fracturas). Además, mejora la flexibilidad de los tendones y protege en los esfuerzos deportivos prolongados.
La dosis apropiada depende de la edad y el estado de salud. En infusión o pulverizada, lo normal son 6 gramos diarios (2 g cada 8 h); en gotas, 2 ml/8 h.
-DIENTE DE LEÓN (Taraxacum dens leonis Desf.)
Hígado perezoso, estreñimiento, depurativo (excesos alimentarios, eliminar líquidos, eccemas).
Estimula el aparato digestivo -aumenta la secreción de bilis-, así que se usa para paliar todos sus trastornos: hipoacidez gástrica, estreñimiento, mal funcionamiento del hígado. Precisamente por su acción laxante y diurética -suave y segura-, alivia los cálculos renales y limpia de toxinas el organismo.
Se recomienda hacer una cura a base de él en cada cambio de estación. En infusión, 150 ml/8 horas. En gotas, 4-10 ml/8 horas. Comprimidos, 2 unidades antes de las principales comidas.
-ECHINACEA (Echinacea purpurea L. Moench).
Aumenta las defensas, infecciones respiratorias (resfriados, gripe, catarros).
Por sus polisacáridos y alcamidas, es todo un cóctel antibacteriano y antifúngico.  De ahí que, como explican en De Petras, vaya bien para paliar la debilidad en general y para protegerse de los procesos inflamatorios (aumenta los glóbulos blancos y favorece la síntesis del interferón -la proteína esencial en la inmunidad-). Aunque con menos frecuencia, también se usa para problemas de la piel como heridas, acné o  forúnculos (los indios de América del Norte la utilizaban para las mordeduras de serpiente y las heridas).
Está disponible en grageas, jugo y tintura. Se recomienda tomar entre 1 y 3 meses seguidos desde
el inicio del invierno, para protegerse de los males ocasionados por el frío (consultar con el experto).
-GINKGO BILOBA (Ginkgo biloba L.) .
Vértigos, varices, hemorroides, trastornos circulatorios cerebrales...
Dilata las arterias, las venas y los capilares gracias a la acción conjunta de sus principios activos. En este sentido, mejora la microcirculación, oxigenación y nutrición del cerebro (ayuda a la memoria, a la concentración, facilita el aprendizaje...). Además, colabora en la corrección de los problemas de equilibrio y los vértigos, pues estimula la síntesis de la dopamina (el principal neurotransmisor, que transmite mensajes sobre el movimiento en el cerebro).
Se recomienda en la edad adulta; la dosis varía según el uso (de 60 a 240 mg, tres veces al día).
-UÑA DE GATO (Uncaria tomentosa Wild D. C.) .
Procesos inflamatorios, dolor en las articulaciones.
El garabato -también se llama así- es uno de los grandes hallazgos de la fitoterapia. Sus efectos antiinflamatorios son muy eficaces contra los reumatismos en general, ya que neutraliza las sustancias orgánicas oxidativas (por eso, estimula a la par el sistema inmunitario). Como antioxidante, previene los problemas cardiovasculares y puede paliar los efectos secundarios de la quimioterapia (algunos facultativos la recomiendan).
De 1 a 3 cápsulas al día, antes de las comidas. Las personas en tratamiento de quimioterapia deben dejar de tomarla 2 días antes y retomarla 2 días después del mismo.
-PASIFLORA (Passiflora incarnata L.)
Insomnio ocasional, despertares nocturnos, ansiedad, estrés.
Los aztecas ya la usaban por sus propiedades sedantes. Y los jesuitas -que la trajeron a España, con el nombre de flor de la pasión- tomaron nota. Palía el nerviosismo y ayuda a recuperar el sueño reparador, gracias a los flavonoides y alcaloides. Previene los espasmos nerviosos y, como no origina dependencia, es útil en los procesos de deshabituación de tratamientos farmacológicos prolongados (sustituye  a los hipnóticos que se usan para ello).
Se toman 1-2 comprimidos 3 veces al día. Infusión, 3 veces al día. En caso de insomnio, 1 comprimido media hora antes de acostarse.
-HIERBALUISA (Lippia triphylla Cav. Kunth)
Carminativa (gases), facilita la digestión,  tranquilizante.
Estimula el apetito y va bien para diversos trastornos digestivos  (evita los espasmos, las dispepsias -malas digestiones acompañadas de gases, náuseas, ardor de estómago-, la aerofagia...). También es útil para el mal aliento (realizar enjuages con la infusión de 1 cucharada de hojas y flores secas), para facilitar la expulsión de la mucosidad, frente a la tos y para calmar los nervios (su olor a limón estimula).
Se suele tomar en infusión y, por lo general, 3 veces al día (a no ser que se den otras observaciones médicas).
LAS ÚLTIMAS EN LLEGAR
Chía, Maca, Shan, Zha, Stevia... Las encontramos hoy incluso en las grandes superficies. De algunas, como la chía, aún se estudian sus beneficios, pero los de otras -como las de estas páginas-, la comunidad científica los corrobora. Según INFITO, nos fiamos más de las que se venden en farmacia que de las de herbolario, aunque en lo que hemos de fijarnos es en el laboratorio (busca siempre uno renombrado) y en la composición.
-SALICARIA (Lythrum salicaria)
Anemia, colitis, gastroenteritis, diabetes tipo II, etc.
Rica en taninos, mucílagos, pectina, sales de hierro..., presenta propiedades astringentes, antiin-flamatorias y contra la anemia. En infusión, puede usarse de forma externa para la con-juntivitis, y aplicada de manera local resulta efectiva frente a los eccemas, las úlceras varicosas y la dermatitis seborreica. Como es antidiarreica, se estudia su conveniencia para tratar pacientes de la enfermedad de Chron.
Si es en infusión, 2-3 tazas/3 veces al día. Si se toma en cápsulas, de 4 a 6 repartidas en 2-3 tomas diarias.
-NONI (Morinda Citrifolia)
Debilidad, defensas bajas, dolores crónicos,  obesidad...
Originaria del sureste asiático, sus usos son muy diversos: palía los dolores de cabeza, neuromusculares y articulares; dilata los vasos sanguíneos, actuando contra las inflamaciones, y normaliza la presión, bajándola si es alta o subiéndola si es baja; depura el organismo, ayuda a realizar bien la digestión y estimula el metabolismo hepático y la disminución del colesterol y de la glucemia.
Se suele encontrar en forma de jugo concentrado. “Una toma media hora antes de las tres comidas principales”, dicen en De Petras.
-ÁRBOL DEL TÉ (Melaleuca alternifolia)
Acné, heridas, verrugas, cabello graso, pie de atleta...
De esta planta australiana lo que se emplea es el aceite destilado de las hojas, que tiene una acción antiséptica triple (contra bacterias, hongos y virus) y además es antiinflamatorio, balsámico, expectorante y desodorante. Hoy destaca su eficacia en cosmética, ya que regenera profundamente la piel: oxigena las células (tiene gran poder de penetración: llega incluso al torrente sanguíneo).
La posología cambia según  la finalidad. Por ejemplo, basta añadir 4 gotas de aceite a  1 cucharadita de crema facial para combatir el acné; para las verrugas, se aplica directa-mente sobre ellas.
-SABAL (Sereona repens o serrulata)
Problemas urinarios, inflamaciones diversas, prostatitis.
Con diferentes fitoesteroles que actúan de forma antiinflamatoria. Se trata de una palmerita oriunda del sureste de Norteamérica, cuyas cualidades ya conocían los indígenas (la usaban también como afrodisiaco). Favorece la diuresis y es muy eficaz frente a los diversos pro-
blemas del síndrome prostático (dificultad para orinar, tener que hacerlo muchas veces, sensación constante de necesitarlo...).
En infusión (2 tazas diarias con 1 cucharadita de sabal por taza). En gotas, 25 gotas/3 veces al día.
-ÑAME (Discorea villosa)
Artritis, gota, cólicos, flatulencias, síndrome premenstrual, menopausia.
Es una de las ‘plantas femeninas’ por excelencia. Y todo gracias a la diosgenina, que cuando entra en contacto con los ácidos del estómago se transforma en una molécula de progesterona idéntica a la progesterona humana, que es responsable también del incremento de estrógenos en la sangre. Se usa para la sequedad vaginal, el síndrome premenstrual, los calambres menstruales, equilibrar los desarreglos de la menopausia, contra los gases...
Se presenta en comprimidos. Hay que tomar 1 o 2 al día.
-BENJUÍ (Styrax benzoin)
Afecciones dérmicas (piel seca, madura,  agrietada, deshidratada), resfriados,  afonías,  mala circulación sanguínea, faringitis, etc.
En la antigüedad se usaba la resina del árbol (tranquilizante) para aromatizar cosméticos (cremas, pomadas, colonias...).  Es expectorante, antifúngico, cicatrizante, estimulante del torrente sanguíneo, calmante y antiséptico. Se utiliza para hacer máscaras faciales, tónicos, hidratantes y cremas limpiadoras; para favorecer el aparato circulatorio, expectorar flemas y prevenir resfriados, asma, gripe y demás enfermedades respiratorias. Por otra parte, ayuda a eliminar toxinas mediante la micción (es diurético; va bien en casos de cistitis).
¿Cómo tomarlo? En función de para qué se emplee. En gotas, 25 gotas/ 3 veces al día.
-HOODIA GORDONII (Hoodia gordonii)
Coadyuvante en dietas de control de peso (efecto saciante).
¿Te cuesta afrontar una dieta, pasas hambre? Haz como la tribu africana san (los antiguos bosqui-manos), que utilizaba este cactus en sus largas batidas de caza, ya que les ayudaba a sobrellevarlas sin sentir apetito ni sed: diversas investigaciones han demostrado que la hoodia gordonii simula el efecto de la glucosa sobre las células nerviosas del cerebro, con lo que aporta saciedad.
Se encuentra en cápsulas. Hay que tomar 2 comprimidos una hora antes de cada comida y beber de 1,5 litros a 2 litros de agua diarios.
SABER MÁS…
-¿Las plantas tienen efectos  secundarios?
“Sí, pues muchas son farmacológicamente activas y pueden provocarlos, como los medicamentos. El hecho de que se usen desde la antigüedad no significa que sean inofensivas. Pero, si se siguen las indicaciones de uso, es poco probable que se produzcan. Y hay que tener en cuenta que cada persona tiene un metabolismo, y lo que a una le ha ido bien, a otra le puede sentar mal”, explican en la Asociación Española de Fitoterapia y Nutrición Responsable (AFINUR).
-¿Son compatibles entre sí?
“Hay que usar la lógica.     Si estás tomando infusiones de hoja de olivo para bajar la tensión arterial y luego comes caramelos de regaliz, que es hipertensivo, no notarás ningún efecto. Lo mismo pasa si por las mañanas ingieres un  multivitamínico con ginseng y luego tienes nerviosismo, insomnio..., y tomas valeriana: el ginseng puede dar taquicardias,  nervios e insomnio”, dicen en AFINUR .
-¿Se pueden combinar con fármacos?
Ten cuidado. Las plantas pueden interferir en su acción. Toma nota:
? Con los antidepresivos: hipérico, ginkgo biloba, amapola de California.
? Con los anticoagulantes: ginkgo biloba, ginseng, hipérico, ajo, cebolla, manzanilla, jengibre.
? Con los hipoglucemiantes: ginseng.
? Con los antihipertensivos: regaliz a altas dosis.
? Con la digoxina: hipérico, sen,  espino blanco.
? Con la ciclosporina: equinácea.
Por: Carmen Sabalete.

Continúa leyendo