¿Te cuesta decirle lo que quieres en la cama?

Muchas veces no disfrutamos plenamente porque no nos atrevemos a decirle a nuestra pareja lo que nos apetece. ¡Libérate de tus tabúes y disfruta!

La comunicación en la pareja es uno de los ingredientes esenciales para el éxito de una relación, en la cual, un factor importante también es el sexo. Debemos tener la confianza suficiente con nuestro compañero de cama para poder expresarle nuestras necesidades, gustos y preferencias con total naturalidad.

Adiós vergüenza

“Si te cuesta decirle lo que quieres, es mejor empezar a hablar fuera del dormitorio”, aconseja la psicóloga Pilar Conde de Clínicas Origen. Conviene comenzar hablando sobre el sexo que practicáis actualmente e ir dando pequeños pasos sobre nuevos temas o estímulos que te gustaría incorporar. Expresar los deseos sexuales no significa que se vayan a realizar: se plantean en pareja para valorarlos y decidir entre ambos si os gustaría llevarlos a cabo o no.

Romper el hielo

La mejor forma para hablar de sexo con tu pareja, si te cuesta hacerlo en la cama, es charlar fuera de ella. Organiza una cena romántica o una tarde de sofá con tu chico para crear el ambiente adecuado y abordar el tema sin interrupciones y sintiéndote cómoda.

Podéis empezar intercambiando opiniones sobre lo que más os gusta a cada uno cuando realizáis la masturbación mutua o el sexo oral. A partir de ahí, intentad abordar otras formas distintas de hacer lo que querríais probar y que todavía no habéis hecho (por ejemplo, plantea el utilizar instrumentos como consoladores o vídeos eróticos).

Una vez que lo hayáis hablado ¡hay que ponerlo en práctica!, y después comentar las nuevas incorporaciones para saber si ambos os habéis sentido cómodos y os ha resultado satisfactorio. Si alguno de los dos no os habéis encontrado a gusto, debéis tener la suficiente confianza para pararlo y hablar sobre el tema.

Entre sábanas

Si, por el contrario, no te cuesta hablar de lo que te gusta mientras practicas sexo con tu pareja (o ya habéis hablado previamente sobre vuestras preferencias) no está de más comentarlo también, mientras hacéis el amor. Hablar de sexo en esos momentos no solo puede maximizar las prácticas acordadas fuera de la cama, sino también darle un elemento estimulante a la practica sexual. Guíale con las manos hacia tus zonas erógenas y susúrrale al oído el ritmo que deseas seguir. Por otro lado, presta atención también a los deseos de tu pareja y pregúntale sin miedo si está disfrutando.

Pero ¡ojo!, tener confianza para hablar sin tabúes sobre vuestras preferencias sexuales no significa que tengáis que atender a todas las demandas del otro. No debemos forzarle a realizar algo que no le apetece hacer. Se debe llegar a un consenso en la pareja sobre las prácticas que se desean llevar a cabo de una manera conjunta, entre los dos.

 

También te puede interesar:
Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo