Vídeo de la semana

¿Tienes Insomnio Cuidado con tu Figura

España es el país europeo con mayor tasa de obesidad, ya que afecta a uno de cada cuatro adultos y a uno de cada tres niños (superan ya a los niños estadounidenses). Además, el 60% de los españoles sufren sobrepeso, según datos de una reciente encuesta.
Uno de los factores determinantes, que suele pasarse por alto a la hora de poner remedio, son las horas de sueño. Y es que el insomnio puede producir obesidad. Cuando no dormimos lo suficiente (entre 7 u 8 horas) se produce un aumento de la hormona grelina, que incrementa el apetito, y un descenso de la leptina, que lo disminuye. ¿La consecuencia? Tenemos más hambre al despertarnos, especialmente por alimentos hipercalóricos, lo que acaba traduciéndose en sobrealimentación y calorías de más.
La falta de descanso afecta al metabolismo: un estudio belgacon voluntarios sanos a los que se les privó de horas de sueño durante  dos y seis días documentó las consecuencias endocrinas y metabólicas. El equipo de la doctora Karine Spiegel, del Hospital Universitario Anderlecht, en Bruselas (Bélgica), observó en 2006 que la falta de sueño provocaba alteraciones en el metabolismo de la glucosa,  como menor tolerancia al azúcar, alteraciones de la función de las células beta, reducción  del uso de la glucosa no insulino dependiente y menor sensibilidad a la insulina.
¿Qué significa? Que dormir mal también puede interferir con la capacidad del organismo para metabolizar los hidratos de carbono, por lo tanto los niveles de azúcar en la sangre pueden aumentar. Esto promueve la sobreproducción de insulina, lo que favorece el almacenamiento de grasa en el cuerpo y la resistencia a esta hormona. Una vez que se da este problema, aumenta la probabilidad de que se desarrolle diabetes. Asimismo, se comprobó que la  consecuencia más importante de estas alteraciones neuroendocrinas era el aumento del apetito, especialmente por alimentos hipercalóricos y ricos en hidratos de carbono. Como el estudio no superó la semana, continúa siendo una incógnita lo que ocurre cuando la falta de horas de sueño se prolonga. Datos preliminares apuntan a que, con la cronificación del problema, el metabolismo de la glucosa se regula, pero se desarrolla resistencia a la insulina y el impacto sobre el apetito se mantiene, lo que sustenta la relación con la obesidad y la diabetes.
¿Influye la crisis en nuestro peso? Pues sí, lamentablemente. Para saber más pincha aquí.

Continúa leyendo