¿Tienes Miedo Aprende a Positivizarlo

¿Quién no lo tiene o lo ha sentido alguna vez? La especialista en empresa Pilar Jericó explica que existen dos tipos de miedo: el miedo sano y el miedo tóxico. El primero es el lógico, el prudente, que nos protege del peligro. El tóxico, por el contrario, nos impide tomar decisiones y desarrollar nuestras capacidades. Es decir, es destructivo, porque nos frena y paraliza y, además, se prolonga en el tiempo. El miedo tóxico nos sumerge en la inseguridad y nos resta autoestima.
¿Existe alguna fuerza complementaria al miedo? Sí. La motivación, que puede entenderse como la otra cara de la moneda. tanto el miedo como la motivación nacen de las mismas necesidades individuales, conviven, pero sus características difieren. Y es que la motivación nos activa para conseguir un fin, mientras que el miedo nos moviliza para escapar de una amenaza.
Cada persona tiene varios tipos de miedo, e incluso el mismo miedo puede ser percibido de forma diferente según quien lo sienta. A pesar de esto, podemos diferenciar varios tipos de miedo: a la no supervivencia, al rechazo, al fracaso, a la pérdida de poder y al cambio.
¿Cómo podemos enfrentarnos al miedo? Sencillamente, encarándolo.La psicóloga Susan Jeffers nos da 5 claves sobre el miedo:
-El miedo nunca desaparecerá mientras sigamos creciendo. Mientras uno siga avanzando por la vida, luchando por conseguir sus sueños y poniendo  en tensión sus facultades, experimentará miedo. Lo que no se puede hacer es esperar a que el miedo desaparezca para actuar. Por eso, fortalecer la confianza en uno mismo puede cambiar la relación que se tiene con el miedo y puede cambiar la forma en que uno actúa.
-La única manera de liberarse del miedo a hacer  algo es haciéndolo.
-La única forma de sentirse mejor es enfrentándolo.
-Piensa que no eres la única que siente miedo en un terreno poco familiar; a todos nos pasa igual.
-Vencer el miedo cuesta menos que convivir con un miedo subyacente que proviene de la impotencia (de no enfrentarlo).
Por su parte, Francesc Miralles,  en su libro La dieta espiritual, da tres pautas (objetivos en una semana) para practicar contra el miedo:
-Elabora una lista con tus miedos más recurrentes o con aquellos que más te condicionan (te limitan en tu día a día).
-Enfrenta cada semana uno de ellos para que así deje ocupar espacio mental y puedas hacer otras cosas.
-Empezando por el primer miedo, dedica cada semana un tiempo diario a exponerte progresivamente a él (enfréntalo), hasta que deje de causarte temor o éste se minimice.

Continúa leyendo