Vídeo de la semana

¿Es la tilapia un pescado bueno para perder peso?

Habitual en la zona de congelados de los supermercados, es un pescado con no muy buena fama que sin embargo es de los que más se consume.

iStock
iStock

La tilapia es un pescado que se come muchísimo en Estados Unidos. Por detrás, eso sí, de los intocables, el salmón y el atún. Sin embargo, en España apenas se ve en las pescaderías, donde tenemos alternativas de sobra como para no tener que recurrir para alimentarnos a esta especie de pescado blanco de sabor suave.

Si se ve más, en cambio, en las zonas de pescados congelados, donde se suele vender envasado y ya limpio, preparado en filetes. De hecho, el que no presente apenas espinas cuando viene así presentado facilita mucho su consumo, lo que unido a su económico precio hacen que se consuma mucho en hogares donde el pescado “da pereza” o donde el presupuesto para la alimentación es limitado.

Beneficios nutricionales

La tilapia, desde el punto de vista nutricional, es un pescado bajo en calorías y grasas y alto en proteínas. Su sabor se debe a que es una especie herbívora, que se alimenta de plantas marinas, y a que la que tiene interés comercial solo está presente en criaderos de agua dulce, de ahí que no tenga un sabor muy intenso. Cuenta con distintas subespecies, pero todas ellas tienen un precio económico en el mercado. 

Se dice que es muy interesante para adelgazar porque su contenido en grasa es muy bajo, pero al mismo tiempo también lo es el de grasas saludables. Por ejemplo, el salmón contiene tres veces más de ácidos grasos omega-3. Esto explica, en parte, su mala fama, ya que nutricionalmente hay pescados mucho más ricos. 

Impacto medioambiental

Pero no es el único motivo por el cual la tilapia, como el panga, tienen mala imagen entre la mayor parte de la población que sí conoce estas especies y se ha informado sobre ellas. Según las voces que las critican, el otro gran factor es el impacto medioambiental que conlleva su cría intensiva, la mayor parte de la misma situada en China, principal exportador de este pescado que una vez presentado en filetes apenas tiene espinas, de ahí que también sea más habitual su consumo.

No se trata por lo tanto de un pescado sostenible en cuanto a los procesos de obtención y transporte, fundamentales para limitar el impacto medioambiental de la alimentación. Pero desde el punto de vista de la salud, conviene dejar claro que todos los productos frescos que se venden en nuestro país de forma legal en los establecimientos que tienen permitido comercializar con ellos -los supermercados, sin ir más lejos- han superado los controles de calidad a los que son sometidos por las autoridades sanitarias españolas y también cumplen con los requisitos de la Unión Europea. 

Continúa leyendo