Tipos diferentes de vegetarianos: ¿Cuál eres tú?

Lo cierto es que existen infinidad de ventajas de convertirse en vegetariano. A pesar de ello, solo un pequeño porcentaje de españoles se consideran vegetarianos. Si no has considerado el vegetarianismo en el pasado, a continuación te descubrimos los tipos diferentes de vegetarianos que existen.

A medida que vamos conociendo más estudios relacionados con los posibles riesgos de un consumo excesivo de carne en nuestra dieta, cada vez se hace más evidente que seguir una alimentación principalmente basada en frutas, verduras, cereales, legumbres, frutos secos y aceites saludables es muy importante.

Una dieta vegetariana es una dieta que consiste básicamente en no comer carne. Aunque, como veremos, es cierto que existen muchos grados diferentes o niveles de vegetarianismo. Algunas personas se apegan a dietas estrictas basadas en plantas (veganismo) y otras escogen lo que se conoce como una dieta ‘flexitariana’, en la que la ingesta de carne no se elimina por completo, pero sí se disminuye su consumo (o se opta, por ejemplo, por tipos de carne menos nocivas para la salud, como sería el caso de la carne blanca).

Sea como fuere, tal y como señalan las estadísticas, aunque todavía la proporción de vegetarianos es muy baja, el vegetarianismo sí se está volviendo cada vez más común en la sociedad occidental, especialmente a medida que las personas se van dando cuenta, y comprenden mejor, las diferentes ventajas potenciales de ser vegetariano.

Es más, contrariamente a la creencia popular, no se trata de una nueva moda de alimentos saludables, dado que las sociedades de todo el mundo han practicado alguna forma de vegetarianismo a lo largo de la historia.

Así, las personas pueden escoger el “nivel” de vegetarianismo que mejor se adapte a su estilo de vida, necesidades de salud y gustos personales.

Lacto-ovo-vegetarianos

La dieta lacto-ovo-vegetariana es una dieta basada fundamentalmente en plantas, que existe el pescado, las aves de corral y la carne, pero sí incluye lácteos y huevos, como su propio nombre indica. Así, el nombre “lacto” se refiere a productos y bebidas lácteas, y “ovo” se refiere a huevos.

Se trata de un tipo de dieta que tienden a adoptar muchas personas con la finalidad de reducir la ingesta de determinados productos animales, principalmente por razones de salud, éticas o ambientales.

Bien planificada y equilibrada puede proporcionar interesantes beneficios a la salud, ya que ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, puede ayudar a promover una pérdida de peso saludable, mejora la salud del corazón, y puede reducir el riesgo de cálculos biliares.

Lacto-vegetarianos

Lacto-vegetarianos
Foto: Istock

A diferencia de la anterior, se trata de un tipo de dieta vegetariana que va un poco más allá, ya que elimina toda la carne (aves de corral incluidas), el pescado y los huevos del menú. No obstante, aún permite el consumo de productos lácteos, como la leche, el yogur y el queso.

Como ocurre con otras variaciones del vegetarianismo, una dieta lacto-vegetariana puede ser muy útil para ayudar a disminuir su impacto ambiental, aunque, como también sucede con el resto, debemos asegurarnos de que sea saludable y equilibrada.

Ovo-vegetarianos

Un ovo-vegetariano es una persona que no consume carne ni productos lácteos, pero sí come huevos e ingredientes derivados del mismo. Es decir, elimina cualquier lácteo (como la leche, el queso, el yogur, la mantequilla o el helado), y sí consumen huevos.

Este tipo de dieta vegetariana, como el resto, puede incluir todas las verduras, frutas, legumbres y granos (como el arroz, la avena, la quínoa o la cebada), además de semillas, especias, hierbas frescas, frutos secos, y huevos y productos que contengan derivados del huevo, como claras de huevo, yemas, salsas a base de huevo y algunos productos horneados.

Pescetarianos

Aunque su nombre pueda llamar la atención, lo cierto es que la dieta pescetariana es un tipo de dieta vegetariana en la que se elimina la carne pero no el pescado ni los mariscos. Además, también se permite el consumo de huevos y productos lácteos.

Se trata de una dieta cuyo término fue acuñado a principios de la década de 1990, y se trata de una combinación de la palabra italiana “pesce” (pescado) y la propia palabra “vegetariana”. En la literatura científica, sin embargo, podemos encontrarla descrita como “pesco-vegetariana”

Nuevamente, se trata de un tipo de dieta principalmente basada en frutas, verduras, granos integrales, legumbres, frutos secos y grasas saludables, además de pescados y mariscos, lácteos y huevos.

Flexitarianos

La dieta flexitariana se convierte casi sin dudarlo en una de las maneras más sencillas de reducir el consumo de carne, al mismo tiempo que empezamos a ver las ventajas de la dieta vegetariana. 

Se trata, de hecho, de una opción algo más sencilla ya que reduce el consumo de carne, pescado, lácteos y huevos, pero sin eliminarlos por completo. Por ejemplo, un flexitariano puede consumir pollo una única vez a la semana, uno o dos huevos y pescado. Pero el resto de la semana su dieta es principalmente de origen vegetal. 

Veganos

Evidentemente, no podríamos olvidarnos de uno de los tipos principales: la dieta vegana. Aunque en muchas ocasiones suele ser concebida como un tipo de dieta diferente, que no entra dentro del espectro de la dieta vegetariana, principalmente porque elimina todos los alimentos excepto los productos a base de plantas, granos integrales, legumbres, frutos secos y grasas saludables.

Además, también se eliminan todos los productos derivados y / o asociados con animales, como podría ser el caso de las enzimas animales, o incluso la miel. Nuevamente, no encontramos carne, pescado, productos lácteos o huevos.

Christian Pérez

Christian Pérez

Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas.

Continúa leyendo