3 tips sencillos para hacer tus desayunos mucho más saludables

¡Toma nota! Sigue estos consejos para que la primera comida de tu día sea saludable. ¡Lo notarás en tu salud!

El desayuno puede favorecer la pérdida de peso, o puede tirar por la borda nuestros esfuerzos de adelgazar. Cuando estamos a dieta es habitual levantarse con mucho apetito; y por eso es importante escoger un desayuno equilibrado y saludable que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos. Pero…¿cómo debe ser el desayuno ideal? Los expertos nutricionistas de Drink6 nos dan las claves: debe ser ligero, nutritivo y muy equilibrado. ¡Toma nota de sencillos estos tips de expertos para hacer tus desayunos mucho más saludables!

Cuidado con el azúcar

En general, la mayoría de los productos que encontramos en el súper dentro de la categoría de ‘desayunos’ contienen un alto nivel de azúcar. Los nutricionistas recomiendan moderación con las galletas y los cereales, especialmente las tipo María, las galletas digestive y los cereales tipo fitness. En cuanto a la bollería industrial y los lácteos azucarados, lo sentimos, toca eliminarlos de nuestra dieta. Lo mejor, de todas formas, es no añadir azúcar al desayuno; y en su lugar, endulzar las comidas con fruta fresca, con especias como la canela, con pasas o incluso con dátiles. Hay que recordar que un desayuno a base de hidratos de carbono de rápida asimilación y rico en azúcares –pan, bollería, galletas– nos saciará por un periodo corto de tiempo, pero el azúcar refinado activará enseguida las ganas de comer, arruinando la dieta y haciendo que recuperemos el peso perdido.

Incorpora los tres nutrientes básicos

Un buen desayuno debe contener alimentos de los tres macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas. ¿Un truco saciante? Elegir hidratos de carbono de una asimilación lenta, como los cereales integrales, los copos de avena o el pan integral. Debes evitar, por contra, los alimentos procesados y los que hayan sido elaborados a partir de harinas refinadas.

desayuno
Pexels

Es fundamental incorporar grasas saludables en el desayuno: el aguacate, los frutos secos o el yogur griego son alternativas deliciosas y muy sanas, ya que ayudan a controlar los picos de glucosa en sangre. Por último, tomar una cantidad adecuada de proteínas también es importante, sobre todo si entrenamos por la mañana o si llevamos un tipo de vida más activo. Toma nota de los alimentos que harán de tu desayuno una delicia y una fuente de energía y bienestar: la quinoa, los huevos, la harina de avena –prueba las tortitas de avena, están deliciosas–, el requesón, la granola, las nueces, la crema de cacahuete y el pan integral o de espelta son buenas opciones. También son siempre bienvenidos el atún, las legumbres, el jamón cocido y la pechuga de pavo o de pollo, aunque no estemos tan acostumbrados a tomarlos en el desayuno son alternativas sanas.

Combina dulce y salado

Para que la dieta funcione es necesario que resulte divertida y apetecible. ¿Cómo conseguirlo? Incorporando opciones tanto saladas como dulces a los desayunos y cuidando mucho su presentación. Unos huevos revueltos con aguacate o una tostada de pan integral con queso fresco y pavo, combinan de maravilla con un puñado de frutos secos o un smoothie, por ejemplo.

También te puede interesar:

Continúa leyendo