Todo lo que deberías saber sobre la dieta AIP

También conocida como protocolo autoinmune Paleo, está destinada a mejorar los síntomas de las personas con enfermedades autoinmunes.

¿Has oído hablar de la dieta AIP en algún momento? También conocida como protocolo autoinmune Paleo, la dieta AIP es una versión estricta de la dieta Paleo, destinada a reducir los síntomas de las personas con enfermedades autoinmunes. No es una dieta de adelgazamiento, si no una dieta que pretende aumentar la calidad de vida de estas personas.

El protocolo autoinmune o AIP es un método establecido por la Dra Sarah Ballantyne, que propone, a grandes rasgos, eliminar alimentos que puedan causar inflamación en el intestino. Esta dieta se basa en el entendimiento de que gran parte de los problemas autoinmunes del cuerpo humano tienen su origen en el conocido como ‘intestino permeable’ o ‘permeabilidad intestinal alterada’. Este problema de salud supone la existencia de unos micro agujeros en las paredes intestinales que dejan pasar en el organismo pequeñas proteínas de los alimentos que no se han digerido bien. Unas partículas que no digeridas, crean todo tipo de irritaciones en el cuerpo y el cerebro y desencadenan enfermedades.

Por ello, la dieta AIP propone la eliminación total de los alimentos potencialmente irritantes, inflamatorios, alérgenos y tóxicos para el intestino y por ende, para el organismo.

¿Qué no se puede comer?

La dieta AIP propone eliminar de la dieta durante al menos 60 días los siguientes alimentos, que después deberán reincoporarse a la dieta de manera muy progresiva y gradual, bajo la supervisión de un médico.

  • Todos los cereales y pseudocereales (trigo, maíz, arroz, avena…)
  • Azúcar y productos azucarados
  • Todos los lácteos
  • Huevos
  • Soja
  • Nueces y semillas (y productos derivados de semillas como el café, el chocolate, la pimienta, o el comino)
  • Verduras de la familia de las solanáceas (patata, tomate, pimiento, berenjena, etc.)
  • Legumbres
  • Todos los aceites (excepto el de aguacate, coco y oliva)
  • Alcohol
  • Fármacos antiinflamatorios no esteroidales: ibuprofeno, aspirina, etc.
dieta
iStock

¿Qué se puede comer?

La dieta API recomienda el consumo de:

  • Gran cantidad de verduras de todos los colores del arco-iris: alcachofas, endivias, calabacín, kale, cebolla, ajo, zanahoria, remolacha, coles, brócoli, espinacas…
  • Proteínas animales: vísceras (hígado, corazón, etc.), caldo de huesos, pescado, marisco… y todo tipo de carne: de pollo, de ternera, de pavo, de cordero, de conejo… preferentemente de pasto o ecológica.
  • Fruta: Se pueden comer todas las variedades de fruta pero siempre en cantidades reducidas (una o dos piezas al día)
  • Grasas: Aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, aceite de aguacate, grasa de cerdo, ternera, pato u oca.
  • Agua, infusiones, agua de coco

Continúa leyendo