Vídeo de la semana

Todo lo que deberías saber sobre las bebidas energéticas: ¿son realmente peligrosas?

¿Son tan malas como se cuenta? ¿Cuál es su composición? Esto es lo que deberías saber sobre las famosas bebidas energéticas.

bebidas energéticas
iStock

Se ha hablado mucho sobre los peligros de las bebidas energéticas… ¿pero de verdad son tan malas como dicen? Desde hace unos años, el consumo de este tipo de bebidas que producen picos de energía y nos ayudan a estar alerta se ha disparado y es fácil entender por qué: jornadas largas de trabajo, necesidad de estar con más energía, cansancio acumulado, época de exámenes… Sin embargo, al mismo tiempo, estas bebidas se han relacionado con problemas cardíacos y neurológicos, así como con una mala salud mental y general. ¿Qué hacer, entonces? ¿Se pueden tomar de vez en cuando? ¿Son peligrosas realmente? Esto es todo lo que deberías saber sobre ellas.

¿De qué están hechas?

Las bebidas energéticas son productos listos para beber que se comercializan para aumentar la energía y combatir la fatiga. Cualquier bebida que contenga un compuesto estimulante puede considerarse una bebida energética. Hay docenas de marcas en el mercado y cada una varía en los ingredientes que contiene, Pero la mayoría tiene alguna combinación de:

  • Agua carbonatada.
  • Azúcar u otros edulcorantes, incluida la glucosa, que es un tipo de azúcar de rápida absorción.
  • Cafeína.
  • Vitaminas B.
  • Colorantes y aromatizantes añadidos.
  • Suplementos asociados a la energía, como taurina, ginseng, guaraná, glucuronolactona, yohimbe, carnitina o naranja amarga.

¿Son seguras?

Estas bebidas son tomadas por algunas personas que no duermen lo suficiente o que necesitan una sacudida diaria para mantenerse al día con la vida moderna. Tomar una bebida energética de forma puntual no entraña peligros, pero con el tiempo, y si se abusa de ellas, pueden existir complicaciones potenciales, relacionadas con sus dos principales componentes: cafeína y azúcar.

El problema de la cafeína

La adicción a la cafeína y su relación con los problemas cardíacos para algunas personas puede ser motivo de preocupación. Si bien los expertos creen que es seguro para la mayoría de los adultos sanos consumir hasta 400 miligramos de cafeína al día (aproximadamente el equivalente a cuatro tazas de café) consumir varias bebidas energéticas al día podría hacer que alguien superara ese límite rápidamente. La mayoría de las bebidas energéticas contienen entre 80 y 120 miligramos de cafeína por unidad, pero muchas personas beben más de una por día, de ahí el problema. Un exceso de cafeína puede conllevar dolores de cabeza, aumento de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, diarrea o naúseas, deshidratación o temblores.

bebidas
iStock

El problema del azúcar

Además, estas bebidas también suelen contener grandes cantidades de azúcar, a menudo tanto o más que una lata de refresco. Los efectos neurológicos y metabólicos de un exceso de azúcar líquido y de edulcorantes artificiales son las principales preocupaciones de los expertos al hablar de este tipo de productos. También las calorías ‘vacías’ que estas bebidas aportan, que pueden influir negativamente en el control de un peso saludable.

Cómo tomarlas

También existe preocupación con respecto a cómo la gente bebe estos productos. Una gran mayoría de personas mezcla este tipo de bebidas con alcohol, algo que puede entrañar riesgos: el alcohol es un depresor, pero cuando se combina con cafeína u otros estimulantes, se ‘enmascara’ y es posible que no una persona no se sienta tan intoxicada como lo está en realidad, haciendo que beba aun más.

Continúa leyendo