Todo lo que deberías saber sobre los hidratos de carbono

Los carbohidratos son uno de los nutrientes principales que se encuentran en los alimentos, junto con las grasas y las proteínas.

Los hidratos de carbono, también llamados glúcidos o azúcares, son uno de los macronutrientes esenciales como también lo son las proteínas y las grasas. Se trata de unas moléculas de azúcar cuya principal función es aportar energía al organismo. Son muy fáciles de encontrar en alimentos de consumo cotidiano como el pan, la pasta o la fruta. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este macronutriente.

Para realizar las actividades cotidianas, el organismo necesita hidratos de carbono, que aportan la energía necesaria. Sus efectos se notan de inmediato en el organismo. El cuerpo utiliza la cantidad de carbohidratos que necesita en ese momento y lo que no, lo almacena en forma de grasa como reserva. Tras esto, los niveles de azúcar en sangre vuelven a sus niveles normales.

Función de los hidratos de carbono

  • Su principal función es aportar energía, pues funcionan como 'combustible' rápido. Cada gramo de hidratos de carbono representa aproximadamente 4 calorías. El cuerpo descompone los carbohidratos en glucosa, la principal fuente de energía del organismo. Esta puede utilizarse inmediatamente o almacenarse en músculos e hígado para su uso posterior. 
  •  Intervienen en la disminución de la fatiga y en la recuperación muscular tras la actividad física.
  • Ayudan a ahorrar proteínas. Al utilizar la energía que nos proporcionan los carbohidratos en lugar de la de las proteínas, el cuerpo ahorra proteínas para poder usarlas en otros procesos que necesita el organismo.
  • Producen sensación de saciedad.
  • Evitan la formación de cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos son un desecho de las grasas. Aparecen cuando el cuerpo utiliza la grasa en lugar del azúcar para obtener energía. Si usamos el azúcar de los carbohidratos que acabamos de consumir, evitaremos su aparición, la cual puede causar arritmias y osteoporosis. 

¿Son todos los carbohidratos iguales?

Los carbohidratos se dividen en dos grandes grupos según su estructura molecular.

  • Hidratos de carbono simples o azúcares. Son aquellos que se agregan a los alimentos,  como el azúcar en dulces, postres, alimentos procesados y refrescos. También se incluyen en este grupo los tipos de azúcar que se encuentran naturalmente en frutas, verduras y leche. Mermeladas, galletas, harina blanca y zumos procesados son carbohidratos simples.
  • Hidratos de carbono complejos o almidones. Tardan más en digerirse, por lo que los niveles de azúcar en sangre suben progresivamente y brindan energía de manera sostenida. Ejemplos de este tipo de carbohidratos son la pasta, ciertos cereales y el pan. Verduras como guisantes, patatas y maíz también se consideran carbohidratos complejos.
  • Fibra. También es un carbohidrato complejo, pero desempeña otras funciones. Está presente en los alimentos vegetales y el cuerpo humano no es capaz de asimilarla. Este componente vegetal ayuda a sentirnos más saciadas, combatir el estreñimiento y reducir el colesterol. Se encuentra en frutas, verduras, nueces, semillas...

¿Por qué tienen tan mala fama los carbohidratos?

Cuando alguien menciona la palabra carbohidrato, lo primero que se nos viene a la cabeza son alimentos poco sanos como galletas o bollería. Es decir, alimentos poco saciantes y nutritivos, cargados de grasas y azúcares. Sin embargo, y como ya hemos visto, dentro de este macronutriente se encuentran también las verduras y las frutas, alimentos muy saludables que deberían estar siempre en nuestra dieta. 

Si los carbohidratos que suelen formar parte de tu dieta son los primeros (los ultraprocesados), no es de sorprender que representen un problema para tu salud. Por el contrario, si los consumes esporádicamente y dentro de una dieta saludable y equilibrada, no hay ningún problema. Lo importante es todo lo que lo acompaña, las cantidades en las que se consume y la frecuencia. 

Continúa leyendo