Todo lo que debes saber sobre la congestión nasal

¿Sabes qué es exactamente la congestión nasal y qué síntomas puede presentar? Te lo contamos todo.

Las fosas nasales tienen unas estructuras llamadas cornetes distribuidos en las paredes laterales. La estructura interna de estos cornetes está formada por hueso y un tejido en el que destacan grandes lagos venosos que se llenan y vacían bajo el preciso control de un sistema nervioso específico, de forma que se produce una alternancia de dilatación-contracción de una u otra fosa nasal. Esto varía de un individuo a otro y, permite humedecer y calentar el aire entrante para que llegue en las mejores condiciones posibles a los pulmones. A este proceso se le denomina ciclo nasal y, si funciona correctamente, no nos damos cuenta de su existencia.

Cuando se altera este mecanismo, se dilatan simultáneamente ambos lados de las fosas nasales y se produce la llamada congestión nasal que impide el paso de aire por las cavidades. El síntoma principal que produce esta situación es la falta de aire al inspirar. Algunas veces se acompaña de exceso de mucosidad y otras de sequedad de la mucosa. Ambas situaciones contribuyen a la sensación de obstrucción.

¿Sólo el resfriado y la gripe son causas de la congestión nasal?

No solamente el resfriado o la gripe la produce. Cualquier causa externa o interna que actúe sobre la mucosa nasal puede producir congestión nasal. Los virus, las bacterias, elementos químicos como el tabaco o la polución atmosférica y los agentes causantes de alergias, pueden desencadenar una reacción sobre la mucosa nasal que altere el ciclo nasal mencionado.

También existen causas internas, principalmente hormonales que también producen congestión nasal, como el hipotiroidismo o el embarazo. Y algunos medicamentos o sustancias tienen como efecto secundario la congestión nasal, por ejemplo: algunos antihipertensivos, la Viagra o el alcohol. 

¿Qué sucede si no se trata la congestión nasal? ¿Puede complicarse? 

Cuando la congestión es debida a un simple resfriado, un tratamiento con lavados nasales y descongestionantes puede ser suficiente, pero si la congestión se mantiene durante demasiado tiempo puede desencadenar la sinusitis con las posibles complicaciones asociadas a ella.

Si las causas son otras, como la alergia, la inflamación por eosinófilos, la intolerancia a la aspirina o la infección persistente, puede producirse una cronificación del proceso con mucosidades purulentas persistentes o pólipos nasales que, a menudo, son rebeldes a los tratamientos médicos aplicados y pueden requerir cirugía.

¿Es malo respirar por la boca cuando tienes congestión nasal?

Al respirar por la boca no se produce el filtrado, la humidificación y el calentamiento del aire que penetra por la laringe y la tráquea, lo que favorece el secado de mucosas y la disminución de la capa protectora, aumentando el riesgo de afectación vírica o la irritación debida a sustancias potencialmente tóxicas.

En pacientes que ya tienen una afectación respiratoria, asma, bronquitis o apneas del sueño, la congestión nasal puede empeorar su enfermedad. 

¿Cuál es el mejor tratamiento para la congestión nasal? 

El tratamiento de la congestión nasal depende de su causa. Si es debida a un resfriado común pueden utilizarse lavados nasales, descongestionantes orales o en spray (siempre que se utilicen durante poco tiempo, ya que pueden causar rinitis medicamentosa).

Cuando la congestión nasal viene producida por aumento del tejido mucoso del cornete inferior que no responde a tratamiento médico con antiinflamatorios y/o antibióticos, pueden plantearse tratamientos quirúrgicos que van desde una descongestión submucosa mediante radiofrecuencia o resecciones parciales con láser o métodos clásicos.

Si la causa son rinitis alérgicas, infecciosas o poliposis se plantean tratamientos con antihistamínicos y corticoides por vía sistémica y antibióticos administrados durante periodos prolongados. Si no resultan efectivos se plantea también algún tratamiento quirúrgico que permita una mejora del flujo de aire y moco por las fosas nasales.

Por: Dr. Humbert Massegur, otorinolaringólogo Gabinet de Diagnòstic Girona y Clínica Teknon Barcelona y miembro de Top Doctors.

Continúa leyendo