Todo lo que debes saber sobre vaginismo

¿Sabes qué es el vaginismo? Te contamos todo lo que debes saber.

¿Sabes qué es realmente el vaginismo? No es que se oiga mucho hablar de ello, incluso puede parecer hasta un tema tabú. Muchas mujeres ni si quiera le dan importancia, porque no saben lo que es. Y lo cierto es que no es muy común en la sociedad, o mejor dicho, la sociedad no es muy consciente de lo que es


¿Qué es el vaginismo?


EL vaginismo se considera una disfunción sexual. La vagina se tensa y las relaciones sexuales resultan dolorosas. Esto no debería de ser así, las relaciones sexuales deberían ser placenteras, si te resultan dolorosas puede que haya un problema, y hay que solucionarlo.


El vaginismo hace imposible la penetración. El problema es que lo que en un principio parece no trascender, y comenzar presentándose como un problema de autoestima, puede acabar haciéndose bola, llegando hasta rechazar las relaciones sexuales, y puede llegar a ser un gran problema para muchas parejas


Causas del vaginismo


El vaginismo puede surgir por diversos factores. A veces viene desde el principio, pero cuando se va desarrollando con el tiempo, suele surgir por problemas como la inactividad sexual. Si esto sucede, no te culpes, la abstinencia sexual suele estar causada de manera involuntaria, es tu cuerpo el que asocia el sexo con el dolor.


La inseguridad y la baja autoestima también pueden hacer mella, y lanzar señales al cuerpo que acaben provocando este problema. También los nervios, el estrés, alguna infección o lesión en la vagina pueden ser claves para definirlo.

Tipos de vaginismo


Como todo, el vaginismo tiene diferentes grados. Puede ser leve, grave o muy grave. El grado lo definirán los síntomas y sensaciones que se hayan desarrollado.


Además, se han establecido dos tipos de vaginismo comunes. El vaginismo primario, que está presente desde el inicio de las relaciones sexuales de una mujer. Y por otro lado está el vaginismo secundario, que se va desarrollando con el tiempo y manera tardía.


Cómo solucionar el problema


Es posible solucionarlo. Con el vaginismo no se acaba el mundo, pero es importante identificarlo para atajar el problema. De nada sirve evitarlo.


Una vez que hayas asumido el problema, imprescindible, viene el siguiente paso, tratar la rigidez de la vagina, de esta manera es posible eliminar la contracción involuntaria de la vagina. La clave es ejercitar el suelo pélvico, y así poder preparar la vagina para la penetración.


Trabajar las técnicas adecuadas de inserción también mejorará, así aprenderás a controlar los músculos de tu vagina. Al igual que los dilatadores vaginales. También ayudarán los ejercicios con tu pareja antes de comenzar a mantener relaciones sexuales.


Pero no olvides visitar a tu médico, él te dará todas las pautas que debes seguir.

Continúa leyendo