Todo lo que tienes que saber sobre la dieta Green-Med

Te contamos los beneficios de esta versión ecológica de la dieta mediterránea que prioriza la alimentación vegetal y reduce el consumo de carne roja.

La dieta mediterránea está considerada una de las mejores del mundo. De hecho, en 2010 pasó a formar parte de uno de los bienes Patrimonio de la Humanidad de la Unesco gracias a sus múltiples beneficios para la salud, entre los que destacan la protección que brinda al corazón, el sistema inmune y la microbiota. Es una de las mejores pautas de alimentación que podemos seguir, pero todavía existe un modo de hacerla todavía más saludable. 

La Green-Med es la nueva versión de la dieta mediterránea de toda la vida y ha sido creada por científicos de la Universidad de Ben-Gurion (Israel). Esta nueva pauta de alimentación aboga por reducir todavía más la carne roja y las aves en favor de los alimentos de origen vegetal. En la dieta verde mediterránea cobran mayor protagonismo el té verde y el alga mankai, la famosa lenteja de agua. Esta variante de alga procede de Israel y está considerada un superalimento debido a su alto contenido en polifenoles, hierro y vitaminas A, B y B12. Además, aporta hasta 9 aminoácidos esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Por su parte, el té verde es muy apreciado debido a sus bondades para la salud del corazón gracias a su contenido en catequinas. Posee además efectos antioxidantes, antihipertensivos y reductores de lípidos.

Esta dieta, que podríamos considerar como la dieta mediterránea 2.0, ha sido investigada en 294 personas sedentarias y moderadamente obesas con una edad media de 51 a los que dividieron en tres grupos. Al primero se le instruyó acerca de los beneficios de una dieta saludable combinada con la práctica de ejercicio físico. El segundo recibió estas mismas pautas además de consejos acerca de cómo llevar una dieta baja en calorías en la que se redujeron los hidratos de carbono simples en favor de las verduras, las aves y el pescado. El tercer grupo siguió la versión verde de la dieta mediterránea, evitando las carnes rojas y priorizando los alimentos de origen vegetal. Asimismo añadieron a su dieta el alga mankai y el té verde, ingiriendo de esta bebida tres tazas al día. 

Al cabo de seis meses, los investigadores evaluaron el impacto de estas tres pautas en los participantes. El estudio concluyó que aquellos que siguieron ambos tipos de dieta mediterránea perdieron más peso, siendo esta pérdida más acusada entre los del grupo de la Green-Med. Estos últimos perdieron 6,2 kg. Los que siguieron la Mediterránea perdieron 5,4 kg, mientras que aquellos que hicieron dieta saludable adelgazaron 1,5 kg. Este estudio también ofreció resultados muy interesantes en cuanto a la salud de sus participantes, pues los del grupo de la Green-Med mostraron niveles más bajos de presión arterial diastólica y colesterol 'malo'. Además, la circunferencia de la cintura se redujo en un promedio de 8,6 cm entre los que seguían la dieta ‘Med verde’, en comparación con los 6,8 cm entre los que seguían la dieta mediterránea y los 4,3 cm entre los que seguían la dieta saludable.

Continúa leyendo