Todo sobre el herpes

Préstale atención, porque indica que algo no va bien: puede deberse a una bajada de defensas, a mucho estrés, a una enfermedad de transmisión sexual…

¿Te sale a menudo en los labios? Préstale atención, porque esas pupitas tan antiestéticas indican que algo no va bien: pueden deberse a una bajada de defensas, al estrés, a una enfermedad de transmisión sexual….

 

El doctor Sergio Vañó, dermatólogo del Hospital Ramón y Cajal, explica: “El herpes labial es muy frecuente. Alrededor de 1 de cada 5 españoles padece brotes recurrentes”. Y es que una vez que el virus del herpes simple 1 (el que lo provoca) se instala en el organismo, se queda. ¡Por eso reaparece! “La infección por el virus del herpes simple 1 puede producirse por primera vez por contacto directo con infectados, de mucosa a mucosa, y a veces es asintomática, y en un alto porcentaje de casos el virus queda en estado latente o ‘dormido’ alrededor de los nervios labiales, y se reactiva en determinadas situaciones”, comenta el doctor Javier Cotelo, especialista en Medicina del Trabajo.

 

Síntomas 

¿Sus ‘señas de identidad’? Las conoces, seguro: “Primero surge una vesícula, que luego se transforma en una erosión que evoluciona a una costra. Los días previos a su aparición suele notarse cierto escozor en el labio”, dice el doctor Vañó.

 

Prevenirlo ya es más complicado: “Una persona puede transmitirlo incluso sin tener lesiones en el labio en ese momento”, agrega.  Pero ¿qué otras situaciones lo provocan? ¿Cómo actuar una vez que nos ha salido?

 

¿Por qué aparece?

 

Estrés. “Es uno de sus principales desencadenantes, sobre todo por las hormonas del estrés, que hacen que el virus se replique más, y la bajada de defensas que algunas situaciones estresantes provocan”, comenta el doctor Cotelo. Cómo prevenirlo. Todo lo que palíe el estrés y la ansiedad repercute positivamente: practicar deporte y relajación, no abusar del alcohol, del tabaco ni de la cafeína... Y, cómo no, evitar gestos como tocarlo o arrancar la costra (pueden empeorarlo).

Bajada de defensas. El doctor Cotelo explica: “Cuando se contrae una infección, el sistema inmunológico se emplea a fondo en combatirla, con lo que las defensas bajan. Eso propicia que el herpes no encuentre obstáculos para manifestarse. Lo mismo ocurre con los enfermos de VIH o de cáncer, cuyas defensas están bajas”. Cómo prevenirlo. Sobre todo, con una dieta rica en nutrientes con poder antivírico y antibacteriano: vitaminas A, C y E; hierro, zinc, selenio, cobre...; Omega-3; plantas como la equinácea (eficaz contra las infecciones).

 

Síndrome premenstrual. “El desequilibrio hormonal que se da durante la menstruación y los días previos a la misma puede reactivar el virus en estado latente”, señala Cotelo. Cómo prevenirlo. Hay que vigilar la dieta para, en lo posible, limitar el carrusel hormonal. Los últimos estudios apuntan a que hay que consumir justo lo contrario de lo que apetece (dulces): alimentos bajos en grasa, que mejoran -y mucho- los síntomas físicos y anímicos del síndrome premenstrual.

 

Enfermedades sexuales. “Hay dos tipos de virus herpes simple: el tipo 1, el responsable de la infección orolabial, y el tipo 2, que afecta al área genital. Pero pueden cambiar su zona de actuación debido, principalmente, a prácticas sexuales orales. En este sentido, hay que tener en cuenta que la fase más contagiosa es cuando se rompen las vesículas y sale el líquido, que se contagia por contacto directo”, dice el doctor Cotelo. Cómo prevenirlo. Evitando prácticas como el sexo oral si se tienen síntomas de herpes labial (consulta con el médico cualquier lesión labial sospechosa: las ETS pueden producir síntomas muy alejados de los genitales: heridas en la boca u otra zona del rostro).

 

Tratamiento

Y una vez que aparece... ¿qué podemos hacer? Existen varias soluciones: parches (protegen la zona y evitan el contagio, e incorporan zinc, que acelera la curación), pomadas (con aciclovir y penciclovir; aplícalas en cuanto sientas picor), remedios naturales (propóleo, que desinfecta y cicatriza) y tecnología LED (se trata de un dispositivo electrónico que aplica luz infrarroja sobre la lesión: acelera la curación y reduce mucho la duración de los síntomas; de venta en farmacias).

También te puede interesar:

Continúa leyendo