Toma magnesio y ¡siéntete vital!

Este mineral, imprescindible para sentirnos en plena forma, tiene una gran importancia en algunas etapas del desarrollo y en otras situaciones especiales.

Este mineral, imprescindible para sentirnos en plena forma, tiene una gran importancia en algunas etapas del desarrollo y en otras situaciones especiales.

Imprescindible para mujeres activas

Una dieta pobre en magnesio y una situación de estrés, que incrementa la carencia de este mineral, hacen que empecemos a gastar las reservas y, como consecuencia, nos sintamos cansados e irritables. Para evitarlo, debemos consumir al menos la dosis diaria recomendada (350 mg/día), ya que el magnesio facilita la absorción de la vitamina C y las proteínas.

Dónde se encuentra. El magnesio está presente en los alimentos integrales: 50 mg/100 g de arroz o pasta cocidos, 250-500 mg/100 g de cereales que aportan además vitaminas y aminoácidos.

No puede faltarles a los adolescentes

Sus necesidades de este mineral son superiores a las del adulto (400 mg/día), porque se está formando su esqueleto y el magnesio favorece la absorción de calcio, fósforo y potasio. Además, sirve para luchar contra los alimentos ácidos (refrescos, postres lácteos y azucarados); el organismo, para compensar esta acidez utiliza reservas de magnesio, calcio y potasio.

Buenos aliados. El cacao sin azúcar contiene 520 mg/100 y el chocolate negro 110 mg/100g. Algunos cereales para el desayuno están enriquecidos con magnesio.

Durante el embarazo, muy importante

Las necesidades diarias de magnesio en la mujer embarazada son de 400 mg. Este mineral interviene en numerosas reacciones químicas de gran importancia, por lo que permite que el feto se desarrolle en perfectas condiciones. Además, sus propiedades anticonvulsivas pueden ser beneficiosas para evitar contracciones prematuras y partos prematuros.

Alimentos ricos en magnesio: frutos secos (50 a 100 mg/100 g) y legumbres (50 mg/100 g cocidos). Estos alimentos además son ricos en fibra y nutrientes muy recomendables durante el embarazo.

Mejor rendimiento en deportistas

Si se hace deporte de forma regular, las necesidades de magnesio son dobles (600-700 mg/día). La actividad muscular crea una acidosis láctica en los músculos, responsable de calambres y tendinitis. El magnesio ayuda a restablecer el equilibrio ácido-básico, participando en la construcción de la reservas de glucógeno. Interviene también en la regulación del ritmo cardíaco. Agua enriquecida. Hay que beber 1,5 l de agua rica en magnesio al día (el magnesio líquido se absorbe mejor). Incluir en la dieta cereales integrales, frutos secos y legumbres.

Continúa leyendo