Tomates secos: guía de uso

3 minutos

Los tomates secos son muy populares en la cocina italiana, sin embargo, se pueden utilizar en infinidad de recetas. Te contamos todo lo que debes saber sobre ellos.

También te puede interesar: Tomates con sabor a tomate, ¡es posible!
tomates secos

Debemos saber que los tomates secos son tomates maduros a los que se ha sometido a un proceso de secado, que puede ser al sol, durando una semana aproximadamente, o al horno, acortando el proceso a unas horas. Mediante este proceso pierden su humedad, se deshidratan y su sabor se hace más intenso. Ambos métodos son válidos, aunque hay que señalar que el proceso de secado natural es más eficaz que el conseguido con el horno, aunque el sabor es igualmente delicioso.

Una de sus ventajas es que se pueden conservar durante bastante tiempo para consumirlos en el momento que queramos.

Cómo hacer tomates secos en casa

Si no queremos complicarnos podemos comprar tomates secos en la mayoría de tiendas de cocina y supermercados, pero si prefieres hacerlos tú y darle ese toque artesano que hace que todo nos sepa mejor, te recomendamos tomar nota de estos consejos para hacer tomates secos en casa:

-  Lo primero que debemos tener en cuenta es que para hacerlos necesitamos tiempo. No es algo difícil, pero el proceso de secado es largo: si queremos secarlos de manera natural al sol tardará días, si queremos hacerlo en menos tiempo, podemos recurrir al horno.

-  Para hacer tomates secos al sol necesitamos, primero una época y un lugar en el que haga sol y calor,  tomates maduros pequeños, generalmente de pera o de rama, un poco de sal, un poco de orégano o de hierbas provenzales, aceite de oliva virgen extra y, si queremos, ajo y pimienta. Colocamos los tomates sobre una rejilla con las semillas hacia arriba y les echamos por encima la sal y las hierbas provenzales. Ponemos una gasa sobre ellos para que no puedan posarse bichos en los tomates y los sacamos al sol durante una semana, pero por las noches los metemos dentro para evitar que cojan humedad. Pasado ese tiempo los metemos en un bote con aceite de oliva, ajo y un poco de pimienta. Los tomates deben quedar completamente sumergidos en el aceite de oliva virgen extra.

-  Si queremos acortar el proceso de secado, los hacemos al horno: lavamos y cortamos los tomates, les echamos la sal por encima y el orégano o las hierbas provenzales y los metemos en el horno a unos 80º durante unas seis horas. Durante ese tiempo hay que darles la vuelta de vez en cuando. Pasado ese tiempo, los sacamos, dejamos que se enfríen y los metemos en un tarro de cristal del mismo modo que hemos explicado anteriormente.

En qué recetas utilizarlos

recetas tomates secos

Los tomates secos se caracterizan por potenciar mucho el sabor de los platos y, por ello, se suele utilizar por ejemplo en salsas, en ensaladas, como guarnición para acompañar carnes, en pizzas, en focaccias y pastas, en tostas con anchoas, queso de cabra o mozzarella, por ejemplo, e incluso se puede utilizar para hacer patés. Si eres amante de la cocina italiana ya habrás comprobado la gran presencia que tiene este ingrediente en buena parte de sus recetas más representativas.

Etiquetas: Cocina española, Cocina internacional, Recetas, Trucos de cocina, Verdura

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS