Trucos antiexcesos navideños

Durante las fiestas es fácil sufrir pequeños trastornos a causa de los excesos que cometemos. Aprende a evitarlos con estos consejos.

Durante las fiestas es fácil sufrir pequeños trastornos a causa de los excesos que cometemos. Aprende cómo evitarlos con estos consejos.

 

Al levantarte

A causa de una mayor ingesta de comida y bebida durante estas fechas, el aparato digestivo trabaja más despacio, pero tú puedes facilitarle el proceso de digestión. Lo mejor es tomar en ayunas y nada más levantarte, un zumo de limón con azúcar mezclado con agua templada. La acidez del limón ayuda a la producción de jugos gástricos y el hecho de beber algo templado estimula, a su vez, la actividad de la vesícula biliar. De esta forma la digestión se acelera, se eliminan toxinas y el estómago parece más ligero. Bebe sin forzarte y, si es posible, túmbate después unos minutos.

Para desayunar

Nunca te saltes el desayuno, aunque no tengas hambre. Prepárate una bebida caliente, muy recomendable para relajar los músculos, como un té o un café suaves. La teína y la cafeína que contienen aportarán energía y favorecerán la oxigenación del cerebro. Son perfectos para disipar la sensación de resaca y pesadez de cabeza.

A la hora de comer

Es muy importante no quedarte en ayunas y tomar alimentos ligeros y energéticos. Si no tienes mucho apetito, prepárate un caldo a base de puerros, patata y zanahorias, pero si tu estómago es lo bastante fuerte, lo mejor es que tomes unos 120 g de pasta o arroz al dente. De esta manera te beneficiarás de la energía que aportan los azúcares lentos.

Durante el día

Bebe más que de costumbre, preferiblemente agua natural o infusiones para eliminar toxinas como la infusión de verbena, tila e hinojo. Tómala a pequeños sorbos, lentamente para no perjudicar a tu estómago.

Cuando te acuestes

Si al volver a casa después de la fiesta te sientes con mal cuerpo, puedes tomar una bebida a base de cola procurando beberla a pequeños sorbos. También puedes optar por un preparado digestivo efervescente. Luego acuéstate y respira pausada y profundamente procurando relajarte al máximo.

Continúa leyendo