8 trucos de cocina para salir airosa de la cuarentena por coronavirus con teletrabajo y niños

Consejos de fácil aplicación en casa antes de que te rindas y acabéis tirando el pañuelo blanco superados por lo que viene en los próximos días.

¡Socorro, socorro! Este es el grito que muchos adultos se imaginan soltando por la boca dentro de unos días, cuando hayan pasado varios días de cuarentena por el coronavirus teletrabajando en casa con los niños convirtiendo la casa en su colegio particular. No podemos ayudarte en lo del trabajo ni en cómo entretenerles, pero sí con unos consejos básicos a salvar un pilar básico para mantener el equilibrio en el hogar durante esta situación excepcional: la alimentación

Independientemente de la situación concreta que tengas en tu caso, estos trucos son de fácil aplicación, y con ellos podrás salir airosa al menos de esta parte de lo ocurrido, sin necesidad de todas esas tentaciones en forma de soluciones poco saludables que tienes a mano: precocinados, preparados, pedidos a domicilio o fast food

Diseña un menú semanal

Esto es aplicable durante todo el año pero en estos casos se vuelve imprescindible. Ya no solo porque no sea buena idea pisar demasiado los supermercados tal y como están las cosas, sino también porque es el primer paso para no volverte loca. Trata de incluir recetas variadas para que la dieta sea equilibrada y diversa.

Pon en marcha el batchcooking

Si te faltan horas en el día, levántate un día un poco antes y así, cuando toda la familia se despierte, ya tendrás en marcha varios de los platos del menú semanal. Es mucho más rentable dedicar un buen rato a cocinar varios platos antes que ir salvando la situación día a día (además de un ahorro de energía y recursos). Merecerá la pena ese esfuerzo extra para no tener que andar el resto del día a contrapié, buscando momentos para cocinar que no existen por culpa de las circunstancias. Cuando las cosas no van rodadas es cuando aparece la ansiedad y el bloqueo, y eso significa que tendrás muchas más papeletas para rendirte y acabar tirando de recursos que queremos evitar. 

Congelador al rescate

Si eres de los que durante meses ha hecho acopio de platos y materia prima en el congelador y rara vez acabas tirando de ello. ¡Este es el momento indicado! Es hora de saquearlo y, de paso, dejar hueco a lo que prepares para estos días de encierro si nos haces caso y abrazas la técnica del batch cooking. Nunca sabes si la situación va a ir a peor. 

Tira de clásicos

Parece de perogrullo, pero los momentos de crisis son para ser conservador en la cocina. Apuesta por recetas clásicas que se hagan rápido y que, en la medida de lo posible, controles, porque te permitirá aprovechar mucho mejor el tiempo que inviertas en en la cocina.

Haz recetas doblemente aprovechables

Los guisos son un acierto en este tipo de situaciones porque puedes aumentar la cantidad y quedarán igual de ricos (o más) cuando repitáis. También puedes cocinar esos platos de cuchara cuyas sobras puedas convertir en otro plato: las lentejas son un ejemplo, y el cocido otro. Un puré o una ropa vieja con arroz son dos platos que preparas en cinco minutos a partir de otra elaboración anterior.

Aprovecha todo lo que te permita ahorrar tiempo

Básicamente, estamos pensando en la olla exprés y el robot de cocina. En ambos casos, las recetas se preparan con muchísima autonomía, de forma que puedes aprovechar mientras se hacen para estar con los niños, teletrabajar o, incluso, preparar otras comidas. 

Utiliza en tu favor la tecnología

Hay aplicaciones a tu disposición que son herramientas fantásticas para ayudar en la cocina. Especialmente interesantes son esas que te dan ideas a partir de lo que tienes en la nevera. Algunas como Nooddle incluso han incorporado recientemente un apartado específico para niños. Justo a tiempo para que lo puedas aprovechar en esta ocasión inmejorable para tirar de ella.

Utiliza la cocina como un juego más

No pasa nada si algún día os dais un caprichito y en algún hueco que deje el trabajo dedicas unas horas a cocinar, por ejemplo, un bollo casero con los niños. Pero mucho mejor todavía es pensar recetas en cuyo cocinado los más pequeños puedan ayudar: croquetas, albóndigas, pizzas, empanadillas, etc. De esta forma, matas tres pájaros de un tiro: fomentas en los niños comer casero, les entretienes, y te quitas una parte del menú.

familia
Familia (Foto: iStock)

Piensa que, aunque lo veas todo un poco negro a estas alturas de la película, estos días de aislamiento son una oportunidad para profundizar en la educación alimentaria de los más pequeños. Osea que el objetivo es doble: por un lado, sobrevivir y, por otro, alimentarse de forma sana. De verdad, ambas cosas son posibles siguiendo con la actitud correcta y siguiendo consejos como estos. ¡Ánimo!

También te puede interesar:

Continúa leyendo