Vídeo de la semana

Trucos para cocinar para uno sin desperdiciar comida

Si crees que cocinar para ti no merece la pena y siempre tienes que tirar comida, te damos unos consejos para hacer tus comidas mucho más eficientes.

Es posible que vivas sola y pienses que cocinar para uno es una pérdida de tiempo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, ya que cada vez más personas conviven con ellos mismos y forman viviendas unifamiliares. En 2019, el Instituto Nacional de Estadística (INE) reportó que un 25,8% de la población española, unos 4.793.000 de personas, vivía sola. Aunque se tiende a pensar que son mujeres viudas y personas mayores, un 50% de ellos son personas de menos de 65 años, de los cuales un 40,8% son mujeres (1.137.200) y un 59,2% son hombres (1.647.200).

Una alimentación adecuada es básica para llevar un estilo de vida saludable y para ello, se deben incluir alimentos variados que suplan los nutrientes necesarios. No obstante, si no estás del todo segura, te damos cuatro razones por las que es mejor cocinar que ir fuera.

  1. Comer en casa es mucho más saludable
    La comida rápida y las cenas en restaurantes pueden ser una buena opción para un fin de semana o darte un capricho un día. Sin embargo, si esto se convierte en rutina, estaremos comiendo comidas con mucha grasa y probablemente con una baja calidad nutricional. Además, solemos excedernos con las cantidades en el restaurante y no prestamos atención a lo que comemos. Los panes congelados, las bebidas azucaradas o espirituosas y algunas pueden ser altamente perjudiciales tomadas en exceso en una dieta saludable. Apuesta por guarniciones con verduras, pan integral, fruta en vez de postre y revisa la cocción del alimento para evitar frituras.
  2. Ahorro para tu bolsillo
    Si comemos en casa, es mucho más fácil ahorrar dinero, puesto que es más barato que hacer nuestras comidas fuera. Comer todos los días en un restaurante puede ser hasta tres veces más caro que comer en casa. Por ello, aunque vivas sola, reserva esas salidas para ocasiones señaladas para disfrutar con tus seres queridos.
  3. Ayuda a controlar nuestras intolerancias alimenticias
    Las personas que padecen algún tipo de intolerancia, ya sea al gluten, diabetes o la lactosa encuentran mayor dificultad al comer fuera de casa. En ocasiones, las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana pueden tener el mismo problema, ya que muchos restaurantes no tienen adaptada su carta. Cocinar para uno mismo facilita nuestras comidas y nos permite controlar todos los ingredientes que vamos a utilizar. Asimismo, nos ayudará a saber elegir los productos de mayor calidad.
  4. Te da más independencia
    La autosuficiencia es muy importante para nuestra vida personal, ya que una vida sana comienza por preocuparnos por nosotros mismos. Preparar nuestro menú semanal evita tener que salir a comer fuera y nos ayuda a asumir responsabilidades. En los supermercados, las bandejas de comida muchas veces no están preparados para hacer comidas para una persona. Un buen truco es planificar tus comidas y congelar lo sobrante para no desperdiciar nada.

Consejos para cocinar para una persona

  • Busca recetas: Los libros de cocina y los blogs de comida pueden ser un gran aliado para aprender las recetas más básicas. Si tienes un poco más de experiencia, estos te permitirán descubrir platos más elaborados que seguro que te sorprenderán.
  • Planificación de tus comidas: preparar un menú semanal es necesario siempre. No obstante, cuando vives solo es más básico que nunca, ya que te ayudará a no desperdiciar tiempo, dinero y comida. Escoge un día para hacer la compra y piensa los platos que te gustaría preparar. Los alimentos que no gastemos para una receta pueden servirnos para otras comidas o sino siempre se pueden congelar.
  • Prepara más cantidad: las recetas que son para cuatro comensales pueden servirnos para varios días. La forma más óptima para aprovechar el tiempo es cocinar de una sola vez platos de más de una ración. Esto nos ayudará a planificar nuestras comidas. Si no te gusta comer lo mismo dos días seguidos, recicla las sobras para otro plato.
  • Reserva tiempo para cocinar: cocinar puede ser un momento muy divertido y que nos ayude a evadirnos del estrés del día a día. Busca un día con tiempo y experimenta con los platos que más te gusten.
  • No compres ingredientes que no suelas utilizar: te puedes dar un capricho de vez en cuando, pero evita aquellos productos raros que no sueles usar. Muchas recetas llevan ingredientes difíciles de encontrar que pueden ser sustituidos por productos similares.
  • Compra con moderación: los productos frescos como la leche, verduras o huevos tienen una vida útil muy corta. Por ello, no compres más de lo que necesites para evitar el desperdicio de alimentos.
  • Utiliza el congelador: muchos platos y productos se pueden congelar manteniendo sus propiedades y sabor. Utilízalo para ahorrarte tiempo de cocinar y no tirar sobras.
  • Ten siempre alimentos básicos en la despensa: el cuscús, arroz o la pasta son algunos de los alimentos que pueden adaptarse a cualquier receta y se mantienen en buen estado durante mucho tiempo. Ten siempre paquetes de estos productos en casa para cualquier imprevisto.

Continúa leyendo