Trucos para llenarte de energía

Algunos trucos inspirados en la milenaria medicina china, te ayudarán a pasar los oscuros días otoñales en perfecta forma física y mental.

Algunos trucos inspirados en la milenaria medicina china, te ayudarán a pasar los oscuros días otoñales en perfecta forma física y mental.

 

Cuando te encuentres el aire libre, aprovecha el momento para llenar los pulmones. Inspira y espira con calma y oxigénate.

 

Respira a fondo

Los cambios de estación pueden causar diversos trastornos: cansancio, falta de apetito y sensaciones desagradables (miembros pesados, respiración entrecortada, etc.)

 

Pasos a seguir:

Por la mañana, antes de levantarte, espira profundamente para relajar todos los músculos. Durante al menos 5 minutos, inspira hinchando el vientre y, después, haz lo mismo hacia los costados. Bloquea la respiración 4 segundos antes de espirar. Concéntrate en respirar relajando los hombros.

Masaje desintoxicante

Los excesos culinarios pueden provocar desórdenes gástricos (dolor de estómago, hinchazón) y aumento de peso.

 

Pasos a seguir

Estimula la eliminación de toxinas mediante masajes. Con la palma de las manos masajea tus mejillas de arriba abajo y a la inversa. Por ahí pasa el meridiano del estómago en acupuntura. Luego, coloca los pulgares bajo los pómulos y presiona hacia arriba.

 

Actividades relajantes

A veces, el cambio de estación acentúa el estrés y la tristeza. Si tu sueño se ha visto alterado, estás tensa, tienes nudos en el estómago y dolor de cabeza, practica una actividad relajante como el shiatsu. Masajéate con la punta del dedo índice el punto entre las cejas.

 

(El shiatsu es una técnica japonesa que busca la correcta canalización de la energía vital mediante la presión en puntos clave del cuerpo: trata por presión los puntos de acupuntura).

 

2 sencillos trucos:

 

Estimula tus sentidos despertando el olfato con esencias tonificantes a base de menta y cidronela.


Practica con regularidad ejercicios aeróbicos: andar, correr, nadar y montar en bicicleta.

Continúa leyendo