Tu rutina 15 minutos antes de dormir

¿Quieres sumergirte en un sueño reparador y no lo consigues? Sigue esta guía de 7 pasos, un cuarto de hora antes de dormir.

¿Quieres sumergirte en un sueño reparador y no lo consigues? Sigue esta guía de 7 pasos, un cuarto de hora antes de dormir: enseñarás a tu cuerpo y a tu mente a desconectar cada día y tus noches serán más dulces.

 

1. Bostezos (De 0 a 3 min)

De pie o sentada, pero aún sin acostarte, cierra los ojos, estira los brazos hacia el techo y haz dos o tres bostezos forzados. Toma conciencia del cansancio y de una ligera sensación de frío. Es el momento de dirigirte a la habitación. Es aconsejable que el cuarto se encuentre en oscuridad total.

 

2. Automasaje (De 3 a 7 min)

Sentada en la cama, masajea alrededor de los tobillos (en laparte interna), con más insistencia en la zona del maléolo (el hueso redondo que sobresale). Conseguirás calmar el ánimo y reducir la agitación.

 

3. Apoyos (De 7 a 8 min)

Tumbada boca arriba en la cama, siente todos los puntos de apoyo de tu cuerpo sobre el colchón, desde la cabeza a los hombros, la espalda, los glúteos, los brazos, los gemelos y los talones.

 

4. Lifting mental (De 8 a 11 min)

Pasa revista a los músculos del rostro y relájalos poco a poco: alisa las arrugas de la frente, afloja párpados y mejillas, destensa los labios y la mandíbula...Espira y relaja la garganta.

5. Brazos ligeros (De 11 a 12 min)

Inspira y aprieta fuertemente las manos, sintiendo la tensión en los brazos. Aguanta 3 segundos y luego espira, al mismo tiempo que relajas progresivamente.

 

6. Vientre liso (De 12 a 14 min)

Inspira y contrae el vientre hacia dentro. Espira y siente cómo se relaja. Repite el procedimiento, contrayendo y relajando los glúteos, los muslos y los gemelos.

 

7. ¡A dormir! (De 14 a 15 min)

Levanta la cabeza y déjala caer pesadamente. A continuación, levanta el brazo derecho, inspira y déjalo caer de nuevo mientras espiras. Repite el procedimientocon el otro brazo, con la pierna derecha y después con la pierna izquierda.

 

Piensa en la respiración

Lo ideal es seguir el mismo procedimiento todas las noches, para darle al sueño la importancia que le corresponde, que es mucha. Se trata de cuidar el momento del reposo del cuerpo y del espíritu durante un tiempo precioso y necesario para renovar la energía. La respiración es importante: hay que dejarla fluir de modo natural, sentir cómo se llena el vientre y se levanta ligeramente con la inspiración, y cómo vuelve a bajar mientras espiras con mucha tranquilidad.

Continúa leyendo