Un estudio revela que consumir al menos dos frutas al día reduce el riesgo de diabetes

Tomar un par de ejemplares de fruta diariamente aumenta la sensibilidad a la insulina y reduce las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, según concluye un reciente estudio.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no segrega suficiente insulina, la hormona que se encarga de regular los niveles dl azúcar en sangre, o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. Una de las claves para prevenir su aparición es llevar un estilo de vida y alimentación saludables. 

Según los últimos datos recogidos por la Fundación para la Diabetes, el 13,8% de los españoles mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas. De ellos, casi 3 millones ya estaban diagnosticados pero 2,3 millones (es decir, el 43% del total), no sabían que tenían esta enfermedad. Además, hacen especial hincapié en que el retraso en diagnosticarla implica que cuando se descubre la enfermedad, alrededor del 50% presenta alguna complicación y esta puede afectar a órganos tan importantes como los riñones, el corazón o el sistema nervioso.

El consumo de fruta entera, clave para la prevención de la diabetes, según un reciente estudio

Una de las creencias más frecuentes entorno a la diabetes es que las personas que la padecen no pueden comer fruta. Si bien es cierto que algunas frutas tienen más azúcar que otras, pueden incluirse en la dieta siempre que lo hagamos con moderación. Por lo tanto, el consumo habitual de fruta no solo es muy recomendable sino que puede ser clave a la hora de prevenir el desarrollo de esta enfermedad. Así lo acaba de concluir un estudio publicado en el  'Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism' de la Sociedad Endocrina americana.

Este estudio reveló que las personas que consumen al menos dos piezas de fruta fresca (y entera) al día tienen un 36% menos de tener diabetes tipo 2 en los cinco años siguientes, a diferencia de los que consumen menos de media ración diaria. Así lo confirmó Nicola Bondonno, doctora del Instituto de Investigación Nutricional de la Universidad Edith Cowan de Perth (Australia). Esto no aplica al consumo de zumos de frutas, y es que al contrario de lo que muchas personas creen, no es lo mismo un zumo que una pieza de fruta entera. 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores hicieron un estudio con alrededor de 8.000 personas, a las que se preguntó sus hábitos de vida y la frecuencia de consumo de frutas y zumos de frutas. Además del menor riesgo de diabetes, descubrieron una relación entre el consumo de fruta y los marcadores de sensibilidad a la insulina, lo que significa que las personas que tomaban más fruta tenían que producir menos insulina para reducir sus niveles de glucosa en la sangre.

A la hora de reducir el riesgo de padecer diabetes, son muy importantes los hábitos de vida y la alimentación, tal y como mencionamos anteriormente. Eliminar el hábito de fumar (si es que se tiene), dejar de comer ultraprocesados y bebidas azucaradas y llevar un estilo de vida activo son algunas de las claves que pueden ayudar en este sentido, además de ponerse en manos de un endocrino, por supuesto. 

Continúa leyendo