Una dieta saludable en 2016

¿Todavía no has empezado con los propósitos que hiciste en Año Nuevo? Nuestra experta te ayuda a conseguir una dieta equilibrada. ¡Se acabaron las excusas!

¿Organizar tu rutina alimentaria es uno de los propósitos que te has marcado para el nuevo año? Pues toma papel y lápiz para aprender los trucos más importantes que te ayudarán en este nuevo cometido.

 

Organízate

Empieza revisando tu nevera. Prioriza los alimentos perecederos y deshazte de aquellos que te obstaculizarán el seguimiento de tu nueva rutina. Una vez saneada tu despensa, anota qué vas a comer cada día de la semana, a medio día y por la noche.

Planifica tu dieta. Esta organización te ayudará a hacer una elección más saludable de alimentos pues, si al llegar a casa con hambre no has planificado tu comida, te dejarás llevar por comida compulsiva, eligiendo fritos, comida precocinada, embutidos con exceso de grasa, etc.

 

Alimentos de consumo ocasional

Nos referimos a dulces, chocolates, grasas, etc. Aunque se recomienda su consumo de forma ocasional, tenemos que hacer una transición gradual hacia una alimentación saludable. Lo ideal es que si, por ejemplo, comes dulces a diario, te propongas comerlos 2-3 veces a la semana. Cuando lo hayas conseguido, te propondrás tomarlos 2-3 veces cada dos semanas, y así progresivamente, marcando nuevas metas.

 

5 veces al día

Este número hace referencia tanto al número de comidas diarias que debemos hacer como a las raciones de fruta y verdura que debemos ingerir. Comer 5 veces al día no significa comer más sino igual, o incluso menos, pero de forma más repartida. Esto reduce los procesos de formación de grasa corporal y nos ayuda a gestionar mejor nuestro apetito.

 

Más fruta y verdura. Ingerir 5 piezas de fruta y verdura al día se traduce en un aumento de la ingesta de fibra, líquidos, vitaminas, minerales…, así como en una reducción de las calorías totales que ingerimos, pues desplazan a otros alimentos más calóricos de nuestro día a día.

 

Cocina sano

La técnica de cocción marca una diferencia importante, pues influye en la cantidad de grasas que aportaremos a nuestro organismo. Por ejemplo, sustituir los pimientos fritos por pimientos a la plancha mejora mucho su sabor, los hace más digestivos, conserva más sus nutrientes y aporta muchas menos calorías.

¿Cuánto aceite puedo utilizar? Lo ideal es que cada día pongamos 3 cucharadas soperas de aceite en un recipiente y sólo nos sirvamos de ahí cada vez que necesitemos cocinar. Hay que racionarlo bien, y si se termina, no podemos usar más.

 

Embutidos: la grasa invisible

Mortadela, salchichón, queso curado, caña de lomo,… son una fuente de grasas saturadas animales, sodio y compuestos dañinos, por lo que debemos ser muy precavidos en su consumo, limitándolo a 1 vez cada 15 días.

 Una alimentación saludable. La única forma segura de no recuperar los kilos perdidos tras la Navidad es mantener un estilo de vida saludable con una 'dieta mediterránea', mucho sentido común y, si no sabes cómo hacerlo sola, contando con la ayuda de un experto en nutrición que te ayude a dar estos pasos hacia tu bienestar. ¡Empezamos!

 

Por: Marta Gámez, experta en nutrición y directora técnica del Grupo NC Salud.

CONTINÚA LEYENDO