Ve al gimnasio y amplia tu mente

El ejercicio genera una gran cantidad de beneficios no solo para nuestro bienestar físico sino también emocional y cognitivo

Poca gente podía imaginar que asistiendo regularmente al gimnasio podría llegar a ser más lista. Pero según estudios recientes, se ha demostrado una estrecha relación entre ejercicio físico e inteligencia, convirtiéndose en algo muy positivo ya que hasta los más perezosos encontrarán una motivación para practicar deporte cultivando así cuerpo y mente.

No hay duda de que el ejercicio físico en uno de los mejores aliados para perder esos kilos de más que hemos cogido en el verano, pero también para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión que nos puede acarrear la vuelta de las vacaciones. Gracias a él, según los expertos, conseguiremos aumentar de manera significativa nuestra productividad, lo que nos ayudará a trabajar más y mejor. Además, ayudará a incrementar los niveles de energía y de concentración, lo cual contribuirá a que estemos más motivados.

Además de favorecer el funcionamiento del corazón y aumentar la capacidad pulmonar, diversos estudios indican que la actividad física aumenta la actividad del hipocampo, parte del cerebro que interviene en el aprendizaje y la memoria estimulando así la inteligencia. A través del ejercicio (tanto aeróbico como anaeróbico) se pone en funcionamiento la neurogénesis, actividad vinculada con el aprendizaje. De este modo, con solo media hora al día de ejercicio cardiovascular moderado, o también de fuerza, conseguiremos mejorar la velocidad de procesamiento verbal y la memoria.

Todo son ventajas, de modo que ya no hay excusa para quedarse en casa: ¡cálzate las zapatillas, ve al gimnasio y se más listo!

Continúa leyendo