17 verdades y mentiras a la hora de adelgazar

Ese truco que asegura que así se pierden kilos mucho más rápido puede ser verdadero o falso. Si es ‘milagroso’, lo más probable es que sea mentira. Por lo tanto, antes de perder el tiempo intentando adelgazar con métodos inservibles, hay que informarse sobre su veracidad.

Mujer con tablet
istockphoto
  • Autora: Sara Menéndez

La nutricionista Sara Jiménez despeja muchas dudas acerca del tema.

Verdadero

Sí que algunas de las certezas acerca de perder peso no están equivocadas. Las creencias populares también funcionan, en ocasiones. Como, por ejemplo, en las relacionadas a estas cuestiones.

1. Dormir mal hace que se adelgace más despacio

Sí, a la hora de bajar de peso no solo influye lo que se come o se deja de comer, sino que también influyen la calidad del sueño, la ansiedad y el entorno social.

2. Se puede adelgazar sin hacer ejercicio

Sí, aunque cuesta mucho más, porque una vida sedentaria es uno de los factores que intervienen en el control del peso.

3. En una dieta de adelgazamiento, hay que dejar los carbohidratos

Sí, aunque no del todo. Hay que dejar de lado los carbohidratos refinados que estén presentes en los alimentos ultraprocesados, como el arroz blanco, la pasta y, por supuesto, el pan blanco y la bollería. Los que aportan los alimentos naturales, como la fruta, la verdura y las legumbres, son necesarios.

4. Si se comen menos cantidades, el estómago encoge

Sí, el estómago, al final, es un músculo. Si hay mucha cantidad de comida, se hará más grande, para abarcarla. Y si, durante un tiempo, recibe menos volumen, tenderá a hacerse más pequeño. Aunque esto no es garantía de pérdida de peso, ya que el tipo de alimentos que se ingieren, aunque sea en poca medida, son determinantes.

5. Tomar infusiones ayuda a perder peso

El café, el té o cualquier infusión tienen pocas calorías y, al beber más cantidad de agua, ayuda a no querer consumir algo más. Así, se evita el picoteo entre horas, que, dependiendo de los alimentos escogidos, puede ser peligroso para una dieta de adelgazamiento. Pero hay que tener cuidado con la cafeína o la teína, que también interfieren en la calidad del sueño.

6. Puedes picar entre horas sin engordar

Todo depende de la dieta que estés llevando, pero una pieza de fruta, unos frutos secos, un huevo cocido, o un yogur natural o vegetal te serán de gran ayuda para parar la sensación de hambre o calmar la posible ansiedad.

7. Es normal comer más cuando se tiene ansiedad

Sí, en las situaciones de estrés o de gran carga emocional pasan factura y, en muchas ocasiones, puede verse reflejada en la comida. Hay momentos complicados en los que la persona puede tener menos sensación de saciedad y más apetito.

8. El teletrabajo engorda

Exactamente no es que el teletrabajo engorde, porque cada persona es totalmente distinta y tiene unos hábitos diferentes, pero sí que es cierto que puede aumentar las posibilidades de picotea más o de movernos menos. Pero todo es cuestión de la educación nutricional que tengas. Y de lo que haya en casa para picar. No hay que olvidar tampoco moverse de vez en cuando: levantarse durante 10 minutos cada hora ayuda a no ser tan sedentarios.

9. La dieta paleo es muy buena para perder peso

Puede ser beneficiosa, siempre y cuando esté bien estructurada. No debe pautarse a la ligera y debe estar supervisada por un profesional de alimentación, es decir, un dietista nutricionista. La mitad de los alimentos son frutas y verduras y elimina totalmente elementos como el alcohol, las bebidas azucaradas y cualquier producto ultraprocesado.

La sabiduría popular es efectiva si se trata de cuestiones como atender a la temporada de los alimentos, para comerlos en su momento óptimo.

Falso

Estas sí son las afirmaciones que tienes que eliminar por completo de tu imaginario. Son leyendas urbanas que no se sabe muy bien de dónde salieron, pero están muy arraigadas en la sociedad. 

10. Comer menos hace adelgazar más

Comer menos no significa que se baje de peso. La clave está en comer mejor, no menos. Hay que tener en cuenta otros factores, además de la alimentación, como los niveles de ansiedad, la falta de sueño o, incluso, dónde empieza el límite de la saciedad.

11. Una dieta vegetariana engorda menos

No necesariamente. Al igual que una dieta omnívora mal planificada puede ser poco saludable, una dieta vegetariana, también. Hay que tener en cuenta que un snack de patatas fritas es vegano y no se recomienda en una dieta de adelgazamiento, precisamente.

12. Desayunar mucho ayuda a no comer después

No ayuda a adelgazar. No pasa nada si no se desayuna, si no se tiene hambre. El organismo dispone de sus reservas para aportar al cerebro la glucosa que necesita. Lo importante es aprender a reconocer las señales del cuerpo de hambre real y aportarle la variedad de alimentos que necesita y en la cantidad justa.

13. La dieta para perder peso no tiene misterio

No. Cada persona es totalmente distinta y requiere unas necesidades completamente diferentes. Si la alimentación es personal, la dieta, necesariamente, también lo es.

14. Hay gente que tiene el metabolismo rápido y no engorda

El metabolismo engloba todos los procesos físicos y químicos del cuerpo que utiliza y produce energía. Creer que existen dos tipos de metabolismo que hace que ganes o pierdas peso es lo que se conoce en alimentación como un mito.

Google ofrece 57.500.000 resultados en 0,57 segundos al buscar 'la mejor dieta para perder peso'. No toda la información que circula es falsa, pero hay que comprobarla. Llevar a cabo prácticas cuya efectividad no está probada científicamente no hace más que poner en peligro la salud y lleva a la frustración.

15. Los alimentos sin gluten engordan menos

El gluten es peligroso para las personas que le tienen alergia y no les sienta bien. Ni es malo ni adelgaza, si se elimina de la dieta. No es necesario de quitarlo de menús, si no supone ningún problema para la salud.

16. Beber agua hace bajar kilos más rápido

No. Puede ayudar a calmar la ansiedad o la sensación de estómago vacío y ayuda a eliminar líquidos, pero no es determinante. Comer bollería o tomar alcohol pensando que el agua ayudará a eliminarlos del organismo no tiene sentido. 

17. Hay alimentos que ayudan a adelgazar, como la piña

No hay ningún alimento que engorde o adelgace por sí mismo. Lo importante es llevar una dieta adecuada para cada persona en concreto.

Ante las dudas que surgen en el tema de la nutrición, las dietas y la pérdida de peso, Sara Jiménez es muy clara: "Una dieta de calidad debe adaptarse a las necesidades de la persona, pero también a sus hábitos, gustos y rutinas. Por ello, el dietista nutricionista es el profesional de la salud adecuado para lograrlo". Así que, aunque algunas de las afirmaciones acerca de perder kilos que circulan por la sociedad sean verdaderas, lo mejor es consultar con un profesional acreditado.

Continúa leyendo