Verdades y mentiras de los superalimentos

Kale, semillas de chía, aguacate, yogur… ¿de verdad conocemos las propiedades de estos superalimentos? Aquí tienes algunas de sus verdades y sus mentiras.

Verdades y mentiras de los superalimentos

Kale, semillas de chía, aguacate, yogur… ¿de verdad conocemos las propiedades de estos superalimentos? Aquí tienes algunas de sus verdades y sus mentiras.

 

Sólo los que están de moda son superalimentos

FALSO. No solo las bayas goji, el kale o las semillas de chía son superalimentos. Algunos de los alimentos ‘de toda la vida’ y que compramos en cualquier súper tienen ‘poderes’ para nuestro organismo. ¿Algunos ejemplos? El aguacate, el salmón, las espinacas, la avena…

 

Es importante cómo los comemos

VERDADERO. Al igual que con un alimento tradicional, no vale con añadirlos sin más al menú: hay que conocer cómo tomarlos para potenciar sus beneficios para el organismo. Horneados, al vapor o crudos son las mejores opciones, y mejor si los acompañamos de un poco de aceite de oliva y sal.

 

Todas las versiones de los alimentos son igual de saludables

FALSO. Los superalimentos deben ser lo más frescos posible. Es preferible decantarse por su versión fresca antes que deshidratada, ya que contiene más azúcares; o leches y yogures desnatados y sin lactosa, que mejoran las digestiones.

 

Muchos de estos  superalimentos previenen el envejecimiento

VERDADERO. Entre los beneficios de estos alimentos, el más conocido es el de prevenir los signos del envejecimiento. Las naranjas, por su alto contenido en vitamina C, mejoran la elasticidad de la piel; el té verde, que contiene muchos polifenoles, ayuda a combatir los radicales libres…

Sirven para curar todos los problemas

FALSO. Consumir en mayor o menor medida superalimentos no ayuda a prevenir todo tipo de enfermedades. Pero, al introducirlos en nuestra alimentación, sí que mantenemos nuestro organismo a raya: los probióticos, presentes en yogures, ayudan a mantener una flora intestinal cuidada, así como la granada, perfecta para reducir el nivel de colesterol.

 

Conviene alternarlos con otro tipo de alimentos

VERDADERO. La base de una alimentación sana es equilibrar las cantidades y las combinaciones de alimentos. Proteínas junto a fibra o hidratos de carbono, junto con lácteos y fruta, son distintas formas de conseguir los nutrientes necesarios para afrontar el día.  

 

Con información de Kaiku Sin Lactosa.

CONTINÚA LEYENDO