Vídeo de la semana

Salud

Verduras y salud oral: ¿qué relación existe?

¿Cómo influye la cantidad de verduras y el tipo de ellas que tomemos en la salud de nuestra boca? Los expertos nos lo cuentan.

verdura
Foto Istock

Nuestro estilo de vida afecta directamente al correcto funcionamiento de nuestro organismo, ya sea de forma positiva o negativa. En este sentido, no solo importa tener un sueño reparador, controlar los niveles de estrés o hacer ejercicio con regularidad. La alimentación tiene un papel esencial y también influye en la salud de la boca.

La ingesta de vitaminas, nutrientes y proteínas repercute directamente sobre el estado de dientes y encías, por lo que llevar una dieta variada y sana siempre va a contribuir a nuestra salud oral.

Dentro de los alimentos considerados indispensables en una dieta equilibrada, las verduras y vegetales tienen mucho peso. Y es que comerlos casi a diario hace que los dientes y encías se mantengan fuertes y sanos.

La alimentación influye en varios aspectos dentro de la boca: el funcional y el estético. Si faltan vitaminas, los dientes y las encías se resienten, siendo más propensos a padecer enfermedades orales. Aunque la principal consecuencia de no ingerir la cantidad de verduras suficientes es la aparición de llagas, las defensas bajas hacen que las caries se propaguen con una mayor facilidad en nuestra dentadura.

Por ello, más recomendable es llevar una dieta variada y equilibrada, rica en vitaminas y nutrientes que necesitamos no solo para la salud de dientes y encías, sino para el organismo.

-Las proteínas, el calcio y la vitamina D favorecen la correcta formación de los dientes de leche.

-La vitamina A, por su parte, refuerza el esmalte.

-Para disfrutar de unas encías sanas, conviene no olvidar en la dieta alimentos ricos en vitamina C y K.

-Por último, la vitamina B2 evita la aparición de llagas en la boca.

Además de esto, comer frutas y verduras crudas (manzanas, pepino, zanahoria…) contribuye a la limpieza de la superficie dental.

En el ámbito estrictamente estético, hay comidas que pueden teñir los dientes, haciendo que la sonrisa pierda su blanco natural. Los alimentos más conocidos por tener alta coloración son el vino, el té, el café, la soja… Pero también hay verduras y frutas que contribuyen a la merma de la estética de la sonrisa si las consumimos con mucha frecuencia: las espinacas, los frutos rojos, las alcachofas

Esto no significa, ni mucho menos, que no haya que comerlos. Simplemente hay que tener en cuenta que cada persona tiene un tono de dientes y, en función de su estilo de vida, puede perder su blanco natural en mayor o menor medida. Aquí también afecta la rutina de higiene, si fuma, si acude a las revisiones con su dentista de confianza...

Así, si se consumen a menudo alimentos con alta coloración, pero se mantienen unas buenas rutinas de higiene en casa, los dientes no se oscurecen tanto. Aun así, para mejorar el aspecto de la dentadura, uno de los tratamientos más populares es el blanqueamiento dental combinado.

Con el fin de preservar una salud oral óptima, conviene acudir a las revisiones pautadas con nuestro dentista de confianza. Así, el odontólogo podrá detectar a tiempo cualquier problema oral y llevar a cabo una higiene dental periódica para que la boca esté completamente sana. La profilaxis se lleva a cabo cada 8 o 10 meses en pacientes con una buena salud bucodental y cada 4 o 6 meses en caso de presentar enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis).

Artículo ofrecido por Patricia Bratos. Ortodoncista y cofundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos de Madrid.

Continúa leyendo