Vitamina D, ¿por qué es tan importante?

Es una auténtica bomba de salud. Tanto, que puede ayudarnos a prevenir enfermedades, como el cáncer, y hacernos vivir más.

Contra la hipertensión

Los niveles bajos de vitamina D pueden provocar hipertensión. Los autores de la investigación comprobaron que las personas con altas concentraciones de esta sustancia en sangre presentaban unas cifras de tensión arterial más bajas.

Blinda frente a catarros y gripes

Esta sustancia es un gran potenciador del sistema inmune. Existe relación entre la carencia de vitamina D y la mayor predisposición a padecer gripes, catarros y resfriados. Otras observaciones han constatado que dársela en suplementos a los enfermos de asma hace que mejore la severidad de los ataques y la respuesta al tratamiento.

También te puede interesar:

Evita la obesidad

En un estudio llevado a cabo en Canadá sobre 63 mujeres se suministró suplementos de vitamina D y calcio a un grupo de ellas; los autores de la exploración comprobaron que las que lo recibieron habían perdido más grasa y peso que las que no. Sin embargo, no se puede afirmar que ayude a adelgazar, ni mucho menos.

Previene el melanoma

Tomar suplementos de calcio y vitamina D puede llegar a reducir en un 57 % el riesgo de sufrir un melanoma. De igual forma, se ha demostrado que interviene en la prevención de la psoriasis.

Se sabe que hay un gen implicado en la inflamación característica de la psoriasis, y también de la piel seca o el eczema, que responde a la acción de una sustancia, la catelicidina.

La vitamina D participa en la producción de esta sustancia en la piel, por lo que asegurarse unos niveles adecuados podría prevenir estos problemas cutáneos.

Que no te falte el sol

La principal fuente de vitamina D es la exposición a la luz del sol. Según algunos especialistas, exponer la cara y las manos a la luz solar durante unos 15 minutos, tres veces a la semana, puede proporcionar las cantidades adecuadas para nuestro cuerpo de esta vitamina.

CONTINÚA LEYENDO