Vivir rodeada de zonas verdes retrasa la menopausia

Este entorno disminuye el estrés, un factor relacionado con la retirada de la menstruación. Un estudio en el que participa el Instituto de Salud Global de Barcelona ISGlobal nos explica por qué.

  • Autor: Esther Martín del Campo

Vivir cerca de espacios verdes es bueno para la salud. Sus beneficios han sido ya probados en aspectos como la reducción del riesgo de obesidad, la mejora de la atención infantil o, incluso, la ralentización del envejecimiento. Esta vez, un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona, el ISGlobal, que cuenta con el apoyo de La Caixa y la Universidad de Bergen, asegura que estos entornos saludables están también ligados al retraso de la llegada de la menopausia en la mujer.

Hábitos y salud respiratoria

La investigación ha sido publicada en la revista Environment International. Durante más de 20 años, un total de 1.955 mujeres de España, Francia, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Suecia, Estonia, Islandia y Noruega han participado en el Estudio Europeo de Salud Respiratoria. A través de un cuestionario, las participantes detallaban sus hábitos de vida y estado de salud, además de someterse a análisis de sangre. Se tenía en cuenta como variable, asimismo, la cantidad de vegetación alrededor de sus casas.

Las mujeres que viven en zonas alejadas de espacios verdes tienen la menopausia casi 1,4 años antes que aquellas que manifestaron estar rodeada de zonas de vegetación. Según el estudio, la edad media en la que apareció la menopausia entre las participantes que viven en zonas con altos niveles de vegetación fue de 51,7 años, mientras que en el resto rondaba los 50,3 años. Numerosos factores influyen en la edad a la que se retira la menstruación.

Entre otros, factores genéticos, hábitos de vida como el tabaquismo o la obesidad y nivel de ejercicio físico que se realiza, junto con el uso de anticonceptivos orales.

El estrés y el cortisol

Los autores del estudio explican su teoría sobre la relación de los entornos verdes con ello. Kai Triebner, primer autor del estudio e investigador visitante en el ISGlobal, asegura que, por un lado, se sabe que el estrés provoca un aumento del cortisol en sangre y, según apuntan numerosas investigaciones, la exposición a los espacios verdes lo reduce.

Además, recuerda que “los niveles bajos de cortisol se han asociado con un aumento en los niveles de estradiol, una importante hormona sexual femenina”. Su impresión es que, quizá, aquellas mujeres que viven en las cercanías de espacios verdes presentan niveles más bajos de cortisol que les permiten mantener altos los niveles de estradiol y, por lo tanto, pasan más tarde la menopausia.

Por otro lado, el experto añade, además que “la exposición a los espacios verdes se asocia también con un descenso en ciertas patologías mentales, como la depresión, que a su vez se ha relacionado con una edad más temprana de aparición de la menopausia”.

Marcador de salud

Payam Dadvand, coordinador del estudio e investigador del ISGlobal, analiza la menopausia como un indicador de salud, que puede relacionarse tanto con patologías fisiológicas como mentales. A edades tardías, este fenómeno se asocia con supervivencia general, esperanza de vida y reducción de la mortalidad. Los resultados del estudio, remarca Dadvand, se suman al abanico de pruebas que evidencian las ventajas de los espacios verdes para la salud, y permitirán a la administración fomentar intervenciones que desaceleren el envejecimiento reproductivo en nuestra sociedad.

 

Continúa leyendo