Algas, ¿tan buenas como todo el mundo dice?

Las algas dan sabor, aroma y textura, y vienen cargadas de promesas nutricionales. ¿Conviene hacerles un amplio hueco en la dieta o hay que ser cautelosos con la ingesta?

¿Qué nos aportan?

Su consumo se ha disparado en los últimos años. ¿Las razones? “Estas verduras del mar ya se encuentran con facilidad en el mercado, han sido apadrinadas por grandes chefs y sus cualidades gastronómicas y dietéticas no dejan de ser alabadas en los programas de cocina de la tele. Además, cada vez más gente demanda información sobre sus bondades dietéticas”, explica Pedro Toranzos, director de la Clínica Prodieta.

Se las considera un alimento equilibrado de bajo contenido calórico que proporciona nutrientes esenciales. “Son ricas en vitamina A (mantiene la visión, la piel y las mucosas), B1 (regula el sistema nervioso y permite que los hidratos se conviertan en energía), B2 (ayuda a la formación de glóbulos rojos), C (cuida el cartílago y el hueso), vitamina D, E y K y algunos minerales como calcio, potasio, fósforo, yodo, hierro y sodio”, dice Toranzos. También son buena fuente de fibra. “Este componente tiene efecto depurativo, favorece la evacuación y sacia”.

Desaconsejadas si...
Tienes problemas de hipertiroidismo. Un gramo de ciertas variedades supera el límite diario aconsejado de yodo. “Este oligoelemento se almacena en la glándula tiroidea y su exceso produciría mayores alteraciones”. También hay que evitar su consumo si se sufre hipertensión. Algunas tipos como el alga cochayuyo contienen grandes cantidades de sodio (3.460 mg por cada 100 gramos). Este mineral favorece la retención de agua, lo que eleva la tensión en sangre.

Cómo, cuándo y cuánto

Si no se han tomado nunca, introdúcelas poco a poco en el menú (podrían alterar la flora intestinal) y no deben ser usadas como ingrediente principal. Pon  una pequeña cantidad, dos veces a la semana, para no exceder la ingesta recomendada de yodo y no superar la cantidad de arsénico, un tóxico presente en ciertas algas por la contaminación del mar, tolerada por el organismo. ¿En qué platos? “En guisos o caldos o en platos de pasta o arroz”, aclara Patricia Restrepo, experta en nutrición y directora del Instituto Macrobiótico.

Descubre algunas de las verduras marinas más frecuentes en la galería. Seguro que encuentras la que necesitas.

Continúa viendo nuestras galerías