Algas, ¿tan buenas como todo el mundo dice?

Las algas dan sabor, aroma y textura, y vienen cargadas de promesas nutricionales. ¿Conviene hacerles un amplio hueco en la dieta o hay que ser cautelosos con la ingesta?

Cómo, cuándo y cuánto

Si no se han tomado nunca, introdúcelas poco a poco en el menú (podrían alterar la flora intestinal) y no deben ser usadas como ingrediente principal. Pon  una pequeña cantidad, dos veces a la semana, para no exceder la ingesta recomendada de yodo y no superar la cantidad de arsénico, un tóxico presente en ciertas algas por la contaminación del mar, tolerada por el organismo. ¿En qué platos? “En guisos o caldos o en platos de pasta o arroz”, aclara Patricia Restrepo, experta en nutrición y directora del Instituto Macrobiótico.

Descubre algunas de las verduras marinas más frecuentes en la galería. Seguro que encuentras la que necesitas.

Continúa viendo nuestras galerías