Cómo aprovechar restos y sobras de comida

Aprende a sacar el mayor partido posible de las sobras de comida, disfrazando algo que parece desechable y convirtiéndolo en un plato rico e imaginativo. Te damos las claves.

Los alimentos hervidos, ya sean pescados o verduras, se pueden guardar en una bolsa especial para congelar, bien cerrada y teniendo cuidado de que no quede nada de aire dentro.

Los líquidos y los guisos muy caldosos se meten en un tupper de plástico duro forrado por dentro con papel de aluminio, de manera que sobre por los bordes. Se deja un espacio de unos 3 cm hasta el borde del envase para permitir la expansión, se cubre con el papel sobrante, se tapa y se mete al congelador de inmediato. Es preferible, una vez congelado el bloque de caldo o guiso, sacarlo, retirarle el papel de aluminio y volverlo a introducir en el envase.

Saber aprovechar los restos no es solo una obligación: es un arte y todo un placer. En esta galería te decimos cómo hacerlo y te damos algunas recetas que podrás hacer con restos y sobras. Sigue leyendo.

Continúa viendo nuestras galerías