Nutrición

Consejos de alimentación si ya has cumplido los 40

Uno de cada cinco españoles mayores de 40 años considera que su dieta merece un suspenso, según el estudio 'Mitos y Errores en Alimentación en la población española' de la Fundación Española del Corazón (FEC).

Sin embargo, "a partir de los 40 años comienza a aumentar el riesgo de cardiopatía isquémica, principalmente en los varones, y en la mujer el riesgo se inicia a partir de los 50 años, cuando empieza a disminuir la protección debida a estrógenos", explica la doctora María Elisa Calle, coordinadora del programa del Programa de Alimentación y Salud de la FEC y profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Complutense de Madrid.

La dieta mediterránea importa

Numerosos estudios, como Predimed, afirman que la dieta mediterránea no hipocalórica combate el riesgo cardiovascular, además de lograr una pérdida de peso que se mantiene a largo plazo. Esta dieta, considerada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, es la que aporta mayores beneficios a nuestra salud.

Los alimentos base que componen la dieta mediterránea son cereales, fruta, verdura, lácteos, aceite de oliva, pasta, legumbres, pescados, carnes magras y ocasionalmente carnes rojas.

Si seguimos unas pautas alimenticias adecuadas no conseguiremos parar el reloj, pero sí plantaremos cara al avance desproporcionado de los radicales libres, responsables de la oxidación celular y, por tanto, del envejecimiento y de la aparición de arrugas prematuras.

A partir de los 40 años, la necesidad de calorías disminuye a razón de un 5 % cada década y conviene cuidar la alimentación para luchar contra el sobrepeso y la obesidad, consideradas por los expertos como la epidemia silenciosa del siglo XXI. Ten en cuenta que, a partir de ahora, te será poco a poco más difícil que el cuerpo responda como antes a las dietas y el ejercicio físico. El metabolismo comienza a ralentizarse y te costará más trabajo conseguir resultados en la mesa y en el gimnasio.

Sin embargo, no se trata de vivir permanentemente “castigada”. Solo adaptar a nuestros hábitos de vida y por tanto nuestra mesa lo que es bueno para nuestra salud. Sigue estos consejos para que te sea más fácil conseguirlo.