La dieta que alivia los síntomas de la menopausia

Coger peso durante la menopausia es algo normal, pero no inevitable. Modifica tus hábitos nutricionales y de vida y equlibra la báscula.

La menopausia es el momento de la vida de una mujer en el que su menstruación cesa definitivamente. En la mayoría de los casos se trata un proceso que suele ocurrir entre los 45 y los 55 años. “Durante el periodo previo a la menopausia los ovarios van dejando de producir óvulos, y como consecuencia disminuye mucho la secreción de hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) y la menor cantidad de estas hormonas será lo que produzca los síntomas de la menopausia (sofocos, sudores, problemas de retorno venoso, cambios en el estado de ánimo, pérdida de masa muscular…) ”, explica Sagrario Jiménez, experta en nutrición, medicina antienvejecimiento y sexología.

¿La buena noticia? La dieta te puede ayudar a mejorar los síntomas.  “La idea es que sea rica en nutrientes, en vitaminas y minerales, con suficiente aporte de proteína libre de grasas saturadas y buen aporte de fibra, será clave para mejorar la mayoría de los síntomas relacionados, y especialmente útil para controlar los cambios metabólicos que entrañan mayor riesgo para la salud, como son la obesidad, la resistencia a la insulina, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial y el aumento del riesgo cardiovascular”, explica la experta. 

Pero también importa cómo se come. “Va a ser importante evitar las comidas muy copiosas y comer al menos cinco o seis veces al día y en menor cantidad, ya que esto ayuda a mantener los niveles de azúcar estables, evitando las subidas y bajadas bruscas en sangre, que pueden producir mareos o cambios de humor repentinos. Para contrarrestar los sofocos, no se debe abusar de comidas ni bebidas muy calientes, se debe evitar el alcohol y las comidas picantes o con muchas especias. También es conveniente beber mucha agua y adelgazar siempre que sobren kilos”. ¿Hay algún alimento a desterrar? “Los embutidos y los quesos curados son una fuente importante de grasas saturadas por lo que se deben evitar, así como los bollos industriales y los platos precocinados, que son muy ricos en grasas trans. Se debería limitar mucho el consumo de dulces y postres azucarados”.

Mira en la galería, obtendrás información sobre como organizar un menú que minimice los efectos de esta etapa, prevenir la obesidad y alcanzar los requerimientos de ciertos nutrientes que disminuyen factores de riesgo.

Continúa viendo nuestras galerías