Nutrición

Los beneficios de las alcaparras: ¡sabrosas y nutritivas!

Las alcaparras son conocidas desde la más remota antigüedad; ya se citan en la Biblia como símbolo de lo efímero, de la belleza física y de los deseos terrenales. Desde entonces, diferentes culturas gastronómicas han empleado estas curiosas bayas en la elaboración de sus platos.

Características

El alcaparro es un arbusto de hojas perennes que constituye una mata espinosa y rastrera. Pertenece a la familia de las caparidáceas; sus ramas ascendentes se adornan con hojas alternas y redondeadas, algo gruesas. En cuanto a las flores, son pedunculadas y muy olorosas, de color blanco sonrosado. El capullo de la flor es lo que denominamos alcaparra.

Procedencia

Estos arbustos crecen de forma silvestre en las zonas más cálidas y secas, incluso en el desierto del Sáhara. Actualmente se cultivan en Estados Unidos y en Europa. En España es muy común en zonas pedregosas de Andalucía, Murcia, Valencia, Cataluña y también Baleares.

Conservación

Las alcaparras son pequeñas yemas florales de color verde que se recogen y se conservan en una preparación de vinagre, sal y estragón. Las flores grandes y blancas de esta planta se secan en muy pocas horas y su fruto, el alcaparrón, una baya carnosa y muy sabrosa, también se utiliza encurtido como condimento de algunos platos.

Gastronomía

Las alcaparras son un ingrediente muy usado en la cocina mediterránea. Al natural tienen un sabor amargo y un fuerte aroma debido al ácido cáprico que contienen y que, una vez preparadas, eliminan, quedando con un sabor parecido al de las aceitunas. (A diferencia de las aceitunas, las alcaparras son bajas en grasas y en calorías).

La forma de conservación más popular es con sal y vinagre blanco. Después se le añade estragón y otros condimentos. No solo las alcaparras, sino también el vinagre que las conserva se utiliza para aderezar salsas y ensaladas.

Al natural o en conserva, las alcaparras dan un toque maestro a cualquier salsa y realzan el plato más sencillo. Se pueden añadir como un sustituto de la sal al cocinar salmón, pollo, pavo, carne, verduras o ensaladas.

Te mostramos sus valores nutritivos y sus beneficios y propiedades.